Categorías
Inversión

Quiero invertir en startups por primera vez. ¿Cómo lo hago?

Ante una propuesta tecnológica que nos ha roto todos los esquemas… ¿Quién no ha pensado alguna vez que estábamos ante el nuevo Facebook?

Ante una propuesta tecnológica que nos ha roto todos los esquemas… ¿Quién no ha pensado alguna vez que estábamos ante el nuevo Facebook? Y es que invertir en startups está en auge en nuestro país y, más aún, después de años del boom de Silicon Valley. Cualquier propuesta tecnológica puede acabar convirtiéndose en un éxito y lo sabemos de sobras.

Quizás es el momento de considerar que las startups son la inversión del siglo XXI y una gran alternativa a la posible crisis que vendrá. Así lo comentaba Victor Giné, CEO de Oryon Universal en nuestro blog y que recomiendo encarecidamente su lectura.

¿Qué debería tener en cuenta si quiero invertir por primera vez?

1. Contar con expertos

En la mayoría de ocasiones ocurre que no se dispone de los conocimientos necesarios para lanzarse a invertir, ya que tu actividad profesional puede no estar relacionada con el sector en el que se va a invertir o no te has atrevido hasta el momento. Por lo tanto es muy importante formarse y rodearse de profesionales con experiencia y que entiendan el significado de invertir en startups. Optar por un vehículo de inversión gestionado por una entidad con experiencia contrastada siempre es una buena idea, Oryon Universal ha diseñado diferentes vehículos de inversión, con el respaldo de corporaciones, para invertir de forma segura y eficaz en sectores claves.

La cifra mínima habitual entre inversores o business angels que destinan dinero en una startup es de 10.000 euros, pero se puede empezar con mucho menos, incluso con 100 euros. Cada vez es más habitual iniciarse en el mundo de la inversión en proyectos emprendedores a través de una red de crowdfunding. 

2. Entender la diferencia entre invertir en startups y negocios tradicionales

¿Recuerdas la época dorada de España en la que invertimos en el ladrillo y construimos a un ritmo vertiginoso? Hemos pasado de invertir en sectores como el inmobiliario por su seguridad y rentabilidad a… ¡Dejarnos llevar por iniciativas con mucho potencial y futuro! Aunque puede salir bien o mal. Este es el riesgo real que existe en las startups. Por lo tanto, es primordial entender las diferencias y, sobre todo, que no todo va de números. No sólo estamos invirtiendo en empresas sino que también estamos invirtiendo en capital humano.

3. Valorar correctamente a una startup

Antes de invertir en una startup es necesario conocer el valor de ésta. En las primeras inversiones será complicado entender cómo funciona la valoración de las startups. Seguramente te sonará a chino las valoraciones “pre-money”, “post-money” o conceptos como los múltiplos de EBITDA u otros métodos de valoración. Es crucial definir las condiciones de entrada y salida, ¿qué se va a pedir a cambio y qué se espera conseguir?

4. Visión a medio y largo plazo

En general y salvo excepciones, hasta que una empresa tenga éxito, suelen pasar más de 5 años desde que se fundó. Y más aún si estamos hablando de invertir en las primeras etapas de creación (early stage o seed), por lo que es el momento de mirar a medio – largo plazo y pensar que puede valer la pena. Lo mejor está por llegar.

Es de suma importancia reservar capital para acudir a rondas posteriores, si la inversión inicial queda diluida rápidamente, perderá el beneficio de haber apostado en las primeras fases cuando había mayor riesgo en su inversión.

5. Diversificar

Igual que en los fondos de inversión tradicionales, invertir en startups debe ir acompañado de un plan de diversificación. A más diversificación, menos riesgo. Jamás debería invertirse dinero que sea necesario para el sustento personal: sólo es aconsejable invertir dinero que pueda perderse.

Es interesante invertir en diferentes proyectos, incluso de sectores distintos. Una crisis puede cambiar el panorama global y proyectos que estaban apalancados crezcan de forma súbita y generen mucha rentabilidad de repente (o al revés).

6. Actualidad

Para invertir es imprescindible tomar el pulso de la actualidad durante tu día a día, es decir, saber dónde estamos y hacia dónde vamos. Hace unos años hablábamos del transporte o la venta de productos de segunda mano, como sectores en auge. En cambio, en mayo de 2020, podemos decir que la telemedicina, la educación o la telepresencia, están arrasando. Vivimos en un mundo cambiante y globalizado donde la tecnología está muy presente en cualquier ámbito. ¿Estamos listos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *