Categorías
Innovación

La digitalización de las empresas y lo que ocurre cuando te quedas atrás

Que el coronavirus está suponiendo un punto de inflexión y un desafío en el ámbito profesional, no es ninguna novedad. ¿A caso no ha sido el artífice de un año que marcará un antes y después? ¿Un año que ha puesto a prueba las compañías para saber si estaban listas para teletrabajar y si la digitalización era una prioridad para ellas? ¿De saber si en realidad confiamos en los trabajadores? 

En definitiva, a lo que vamos, si es verdad que las corporaciones promueven que los miembros de una organización puedan conciliar la vida personal con la profesional y que no exista el síndrome de la silla caliente o presentismo laboral. Estamos ante un cambio paradigmático en nuestra forma de trabajar, relacionarnos y sobre todo comunicarnos. Estamos ante el momento ideal para avanzar hasta una completa digitalización, desde los más jóvenes, nativos digitales desde los primeros meses de vida, hasta los mayores, que con mayor o menor fortuna, han sido introducidos en la comunicación digital. Y tiene mérito.

Cuando te has quedado atrás con la digitalización: el caso de Primark

Con la propagación del coronavirus, las compañías basadas en la moda y el retail han visto bajar las persianas de sus establecimientos y caer sus ventas hasta límites que jamás hubieran podido sospechar. El comercio online ha sido el único canal capaz de sobrevivir, aunque lejos de sus números habituales. Ante un confinamiento de semanas por parte de la población, el ocio, las manualidades y la comida, han ido por delante. ¿Quién gastará dinero en ropa y calzado si no puede salir? ¿Cuántos de los que estamos leyendo este artículo hemos gastado un céntimo en ropa para primavera, si apenas la hemos podido gozar? 

«El ocio, las manualidades y la comida han ido por delante en la etapa de confinamiento»

No obstante, compañías como Zara, El Corte Inglés y Mango han seguido con su actividad a través de su canal digital, evidentemente sin los beneficios de años atrás, pero que han sobrellevado la situación como han podido. Sin embargo, hay compañías que pese a gozar de gran popularidad en sus tiendas físicas se han quedado atrás. Este es el caso de Primark.

La cadena de ropa irlandesa, que tenía previsto abrir macrotiendas en España en abril, ha visto disminuir a cero sus ventas desde que se decretó el estado de alarma a mediados de marzo. En aquellos momentos, disponía y dispone de un catálogo online en el que podemos ver parte de su colección, tal como comenta Trendencias, pero que nos dirige a descubrir cuáles son los productos en sus establecimientos y que, evidentemente, estaban cerrados. Y, ¿ahora qué?

Somos conscientes que regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino. Y tenemos que pensar en posibles brotes, como el que señalan los expertos españoles y que puede tener lugar en octubre, con su pico en Navidad. 

«Regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino»

Existen motivos más que suficientes para apostar por la digitalización. Ya sea por impedimentos del coronavirus (que nos ha dado una auténtica lección) o por ahorrar costes, mejorar la relación entre empleados y satisfacer a nuestros consumidores. Tenemos deberes para avanzar en la digitalización permanente de los negocios, especialmente en las pymes y autónomos. Y, sobre todo, en grandes compañías como Primark. La ropa y complementos low-cost, dirigidos a un ámplio sector de la población, son y serán imprescindibles. 

Sectores como la telemedicina, e-health, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales son temáticas donde claramente hemos decidido invertir desde Oryon Universal. Ahora es el momento para ir más allá, apostar por la digitalización, ya que no sirve ninguna excusa. Además, tenemos ante nuestras manos los recursos necesarios (e inimaginables) para llevarlo a cabo. 

Categorías
Inversión

4 errores que estás cometiendo ante inversores y te alejan de tu deseada financiación

Presentar un proyecto ante inversores, no es una tarea precisamente fácil y es importante contar con muchas variables, entre ellos quién es tu audiencia, qué necesidad resuelves o cómo está el mercado. No sólo se trata de conseguir la tan ansiada financiación para nuestro proyecto, sino de buscar un compañero que nos apoye con su red de contactos, experiencia y saber hacer. El fin último de nuestra presentación debe ser enamorar al inversor, que se ilusione y quiera ser parte de nuestro proyecto. 

Por este motivo, desde Oryon Universal recopilamos 4 errores que estamos detectando y que, en la mayoría de las ocasiones, los emprendedores no se dan cuenta:

1. No trabajar el storytelling

Es muy importante trabajar lo que conocemos como storytelling, de dónde salió el proyecto y lo que realmente te mueve, junto con el motivo principal de tu proyecto. Y es que el storytelling es una de las herramientas más potentes para los emprendedores, puesto que ayuda a conectar emocionalmente con el público al que te diriges. Si nos ponemos al lugar de un inversor que está acostumbrado a conocer proyectos diariamente, ¿cuántas veces habrá oído que un emprendedor “cuenta con un equipo multidisciplinar”? O, “¿que a un profesional le avalan más de 10 años de experiencia?”

¿Por qué no te arriesgas y cuentas cómo era tu vida antes de dedicarte a esto, con tus miedos, fracasos y lo que aprendiste? Porque todos somos humanos y lo más importante es humanizar tu marca, tu proyecto, considerando que es lo que realmente cuenta. El fracaso también es una lección y aprendizaje, muy valorado en Estados Unidos y cada vez más en España.

2. No hablar de tu equipo

En algunas ocasiones emprendemos solos, con un compañero o un equipo pequeño y no le damos la importancia que requiere ante los inversores. ¿Quién está contigo? ¿Quién desarrollará la parte tecnológica? ¿Y el marketing y la comunicación? Para una persona que quiere depositar dinero en una startup es primordial ver un proyecto que está respaldado con un equipo comprometido y muy potente. Con miembros senior y con experiencia, complementados con jóvenes talentos. Es decir, un equipo alineado y equilibrado y con una misión en común: sacar adelante uno de los proyectos más importantes de su vida.

3. No a la dispersión

Es muy importante que te vean seguro de lo que dices, con un plan definido y de viable ejecución. Sin dudas y con ideas claras. Tienes un foco y vas a por él. También es importante ser breve en tu discurso y dejar tiempo para preguntas. Lo agradecerán.

4. Enamorarte de tu idea y dejar mal a la competencia

Cuando emprendes es posible que estés enamorado de tu idea, edulcores la realidad y lo veas con optimismo. Es verdad que cierta dosis de optimismo es necesaria, especialmente en los momentos más complicados, pero también es importante analizar la competencia y ver en que puedes diferenciarte, pero también en lo que destacan. Hablar del sector y de la competencia en términos positivos, aporta realismo a tu relato y también te hace conocedor del sector, que lo tienes estudiado y aportarás una iniciativa que marcará un antes y después. 

Asimismo, una parte de los emprendedores quieren vender su idea para convencer a los inversores, sin tener en cuenta que muchos de ellos aportan tanto o más valor con sus consejos que con su dinero. 

Bonus

Evidentemente podríamos encontrar otros errores que se cometen, como por ejemplo no tener clara la valoración de tu startup, subestimarla o no definir bien en que quieres gastar la inversión que recibirás. Sin lugar a dudas, estos temas los abordaremos en las próximas publicaciones del blog. ¡No te lo pierdas!

Categorías
Legaltech

Las profesiones legales en la era digital

Tal y como apuntábamos anteriormente en nuestro blog, estamos viviendo un proceso de transformación digital en el sector legal. La tecnología cada vez está más presente en el día a día de los abogados y como consecuencia de ello están surgiendo nuevas profesiones que aúnan la innovación a la abogacía. Para ser un buen abogado no sólo basta con saber de leyes sino que es necesario transformar el conocimiento legal en datos.

Jordan Furlong ha acuñado el concepto de “New Law”, el cual se define como “cualquier modelo, proceso o herramienta que representa un enfoque significativamente diferente en la creación o prestación de servicios legales a los tradicionalmente empleados”. Mediante el uso de la tecnología están surgiendo nuevos modelos de negocio basados en Legaltech, nuevas estructuras como las Alternative Legal Business Structures o nuevas profesiones.

¿Conviene introducir la tecnología?

En el momento en que una entidad se plantee introducir la tecnología en su organización es preciso hacerse las siguientes preguntas:

1. ¿Cuál es su finalidad?
2. ¿Cuáles son los procesos que son susceptibles de automatizar?
3. ¿En qué áreas puede aplicarse?

Una vez se haya definido una respuesta para estas tres preguntas, el siguiente paso es determinar cuales son las soluciones que aportará la tecnología. Estas soluciones pueden clasificarse en dos grandes categorías:

1. Optimizar la toma de decisiones estratégicas:

a) Gestionar eficientemente el conocimiento que se obtiene de la información de la práctica legal

Uno de los objetivos de implementar la tecnología en una organización legal es controlar un mayor volúmen de información y hacerlo de forma eficiente. Resultan muy interesantes las tecnologías como machine learning, que permite entre otras funciones fijar con mayor precisión los honorarios o analizar y predecir resultados para el planteamiento de diferentes estrategias; blockchain que aumenta la privacidad de los datos en los contratos e introduce los smart contracts, los cuales rastrean las partes de la transacción, los términos y condiciones, etcétera; y chatbots, como el Robot Quita Deudas de Abogados para Tus Deudas, que permite acceder a información concreta de forma muy rápida y eficaz.

b) Establecer una estrategia procesal utilizando herramientas tecnológicas. 

Mediante el uso de indicadores gráficos y visuales que se basan en el análisis cognitivo de resoluciones judiciales. En otras palabras: Legal Design Thinking. Se trata de una metodología para diseñar procesos, reconociendo e identificando los procesos que serán más eficientes si se realizan a través de una plataforma tecnológica o Legaltech.

2. Generar nuevas fórmulas para prestar servicios legales

Ya lo apuntábamos anteriormente, en la era digital el cliente se convierte en el centro de atención en la prestación de servicios. Es indispensable escuchar y enfocar los servicios legales al cliente, comprender sus sentimientos añadiendo valor a los datos e información que se recogen.

Con el uso de la tecnología se están creando nuevos modelos de negocio, como por ejemplo: los chatbots para resolver consultas legales son una fuente de captación de leads muy interesante; marketplaces jurídicos para ampliar cartera de clientes o;  plataformas de generación de contratos y documentos en línea.

¿Cuáles son las profesiones legales del futuro?

El abogado tal y como lo conocemos hoy en día no va a desaparecer. No obstante, cada vez será más habitual que los abogados trabajen codo con codo con otros perfiles profesionales como ingenieros, data scientists, matemáticos, expertos en inteligencia artificial o big data. Incluso empezarán a surgir perfiles abogados híbridos, con conocimientos jurídicos y también tecnológicos.

Repasamos algunas ‘nuevas’ profesiones con motivo de la innovación en el sector legal:

1.Legal Project Manager

Se trata del profesional que tiene la capacidad de dirigir equipos, realizar presupuestos y gestionar recursos económicos de la entidad, utilizar planes de trabajo, estimar y gestionar plazos. También debe ser capaz de responder rápida y positivamente ante imprevistos, priorizar y asignar los recursos para ser más eficiente en la gestión de la entidad.

2. Legal Operations

Es aquél profesional que se encarga de la administración, gestión y soporte al área legal. Tiene la responsabilidad de gestionar el conocimiento, presupuestar, recolectar y analizar datos datos, implementar procesos internos y garantizar la eficiencia del área, así como implementar y supervisar el uso de tecnologías.

3. Legal Engineer

Esta profesión está a medio camino entre un abogado con toga y un ingeniero. Requieren de conocimientos jurídicos y técnicos como programación. Su propósito es integrar el uso de la tecnología y el procesamiento de datos para poder diseñar soluciones tecnológicas que permitan a la entidad ser más eficiente en la prestación de sus servicios legales. Funcionan como conexión entre el departamento legal y el de IT.

4. Legal Designer

Los profesionales de esta ‘área’ son expertos en crear contenido o servicios usables útiles y atractivos (¡incluso con elementos visuales!). Aplican la metodología  design thinking a las diferentes casuísticas legales para encontrar una solución innovadoras. El cliente es el centro de la relación profesional de la Abogacía Digital y el objetivo es proporcionar herramientas y servicios fáciles de entender para responder a las necesidades de éste.

5. Bonus track

Además de estas profesiones, otros profesionales del derecho muy vinculados a las nuevas tecnologías van a cobrar mayor importancia, como por ejemplo: Experto en Ciberseguridad, Experto en Tecnoética, Analista de datos o Privacy Manager. Sin olvidar que en un entorno cambiante como es el digital van a ir apareciendo nuevas áreas de negocio emergentes, en las que conviene contar con un experto legal.

Categorías
Startup

La comunicación puede impulsar tu negocio y no le prestas atención

Que la comunicación en una empresa es importante y se debe cuidar, no es ninguna novedad. Dicha comunicación se divide en dos vertientes: la externa y la interna. Y es justo la primera, la que más vemos, la que establecemos como empresa y que va dirigida a nuestro público, como puede ser clientes, intermediarios, competencia y sobretodo medios de comunicación. El objetivo: proyectar nuestro trabajo, lo que ofrecemos, transmitir una buena imagen y reputación. Hablamos de nuestra presencia en redes sociales, artículos para el blog corporativo, como nos presentamos en nuestra página web, newsletters e impactos en medios de comunicación.

Por otro lado, la comunicación interna es la que establece todo el equipo y en realidad es la gran olvidada, puesto que los propios trabajadores de una entidad son los mejores embajadores. Si nuestro equipo está involucrado y cree en el proyecto se nota, ya que antes que una marca, somos personas. Y esto nos aporta credibilidad y confianza, justo cuando más se premia dicho aspecto.

«Los trabajadores de una entidad son los mejores embajadore

Para nosotros la comunicación es imprescindible, considerando que a parte de transmitir una imagen, misión, visión y valores, puede impulsar tu negocio, especialmente en momentos excepcionales. Por este motivo creemos que deberías prestarle más atención y dedicarle más recursos. Aquí las razones:

1. Diferenciarnos respecto la competencia

Es importante destacar nuestro valor añadido, en vista de que nos permite diferenciarnos con facilidad de la competencia. Evidentemente, que sea verídico y que lo podamos demostrar. Alto, claro y directo. Tenemos esto para ti y te interesa. Nuestros consumidores reciben más de 3.000 impactos ý estímulos publicitarios al día, según los últimos estudios. Por este motivo, en pocos segundos debemos captar su atención y aquí es donde la comunicación juega un papel relevante.

2. Todas las compañías pueden sufrir una crisis

Nadie, absolutamente nadie, tiene la certeza de que su organización no sufrirá una crisis, teniendo en cuenta que este 2020 ha superado, y de lejos, nuestras expectativas en todos los ámbitos. Puede ser una crisis debido a una emergencia sanitaria, económica, comunicativa, de difamación, de un producto en concreto o simplemente alguna razón que no hayamos tenido en mente. Por esta razón es imprescindible contar con credibilidad y con herramientas para comunicar lo que ha sucedido y sobretodo, aliados. En los mejores y  peores momentos. Los vamos a necesitar.

Hoy día es importante la honestidad, ya que cualquier persona tiene medios suficientes e información disponible a su alcance para contrastar cualquier información. Ocultar datos, adornar la realidad en exceso o, peor aún, mentir, puede ir en detrimento de nuestra empresa. Porque de las crisis también se puede salir reforzados y la comunicación es nuestro mejor aliado.

«Ocultar datos, adornar la realidad en exceso o, peor aún, mentir, puede ir en detrimento de nuestra empresa»

3. Detectar las tendencias del sector, el estado de ánimo de nuestros consumidores,  hacia dónde vamos y anticiparnos

Contar con personas en el equipo que siguen la actualidad, conocen el sector y detectan oportunidades es imprescindible y deberíamos tenerlo en cuenta. Mira el caso de Inditex, Santander, Mercadona, Amazon y Telefónica, entre algunas corporaciones, que lo han conseguido durante el estado de alarma. Han realizado acciones solidarias que no se perciben como oportunistas y han propuesto servicios que realmente necesitan los ciudadanos en una etapa incierta y difícil, tal como comenta Expansión en un artículo muy recomendable.

Por ejemplo, ¿que supone para ti recibir 30GB extras en tus dispositivos móviles en semanas de confinamiento? O, mejor, ¿que los trabajadores que han estado al pie del cañón durante el estado de alarma reciban un incremento salarial? Acciones y comunicaciones que ayudan en momentos excepcionales. Y, evidentemente, cambian la percepción que tenemos de las organizaciones.

4. Proximidad con nuestro público

La gestión del día a día no permite que el equipo y en especial, el comité de dirección, puede dedicar todos los recursos necesarios a la comunicación. Por este motivo es importante contar con alguien en nuestra organización que resuelva las dudas que puedan surgir a nuestro público, las urgencias, los feedbacks positivos y negativos. Y es que en tiempos de revolución digital, la inmediatez y la personalización en la respuesta nos catapulta hacia una experiencia de usuario única.

Categorías
Inversión

La inversión en startups en España: ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

Hasta el estallido de la pandemia del coronavirus, la inversión en startups en España se había estabilizado en 1.000 millones de euros, después de una década de subidas. Glovo cerraba las rondas de inversión más grandes del año con 150 millones de euros cada una y conseguía ser el segundo unicornio de España, después de Cabify. Los sectores de ecommerce y reparto a domicilio, conocido comúnmente como delivery, se situaban muy por encima de los otros, aunque el sector fintech lideraba la cantidad de transacciones. Por fin, el sector de las startups estaba en auge y así lo comentamos desde Oryon Universal, por ejemplo con Barcelona, una de las ciudades ideales para invertir. 

Respecto a finales de 2019, otra compañía española que conseguía 78 millones de euros de inversión era Jobandtalent y, finalmente, Holaluz con 30 millones. Pese al freno que hemos visto en febrero y marzo de 2020, podríamos destacar Flywire, que elimina los límites globales del proceso de pago, que podría llegar a ser el tercer unicornio de España, después de cerrar una ronda de 120 millones de dólares, tal como comentó Business Insider.

Sectores de pasado y… ¿Futuro?

Cuando hablamos de sectores con el mayor volumen de inversión de los dos últimos años, definitivamente se trata de ecommerce, como por ejemplo con las rondas de Letgo y también de delivery, con Glovo a la cabeza. Otro sector indispensable, sin lugar a dudas, es el que conocemos como proptech, que busca aplicar las nuevas tecnologías como la realidad virtual, big data e IoT en el tradicional sector inmobiliario. Spotahome, Housfy y Clicpiso, son el ejemplo más conocido. Evidentemente no podemos olvidarnos tampoco del sector fintech, es decir, las empresas del sector financiero que emplean las nuevas tecnologías con el fin de crear nuevos productos innovadores para los usuarios, con Fintonic o Verse a la cabeza. Finalmente, un sector líder es el turismo.

No obstante, con la declaración del estado de alarma del pasado 14 de marzo, confinamiento de la población y los tiempos verdaderamente excepcionales que estamos viviendo, podemos tener algunos indicios o simplemente podemos comenzar a especular del impacto que tendrá el coronavirus en las startups. Hablamos de sectores de pasado, presente y… ¿Futuro? Evidentemente, como en todas las crisis, surgirán oportunidades para algunos, mientras que para otros sectores verán la transformación como una obligación para sobrevivir. Lo que sí tiene claro el sector inversor es que el 2020 será un año que no olvidaremos en el ámbito profesional y, más aún, en el personal, pero que se espera una recuperación temprana el 2021. Será un año de traspaso, pero con oportunidades que no podemos dejar escapar.

«Surgirán oportunidades para algunos sectores, mientras que para otros verán la transformación como una obligación para sobrevivir»

A grandes rasgos y tal como comentó Javier Megias, Startup Program Director de la Fundación Innovación Bankinter en El Referente, notaremos una «desaceleración significativa en la actividad de los inversores informales en las fases iniciales de las startups». Estaremos ante más sensibilidad en las valoraciones de las startups y procesos de toma de decisiones más largos. 

Evidentemente, como en la mayoría de las corporaciones, pymes y startups, los planes de negocios no se cumplirán y se reformularán sobre la marcha, con mayor o menor fortuna. Por este motivo los inversores e inversoras analizaran el área de retención de clientes habituales. ¿Se quedarán con nosotros o estamos ante una compañía volátil? Asimismo, el mercado recompensará aquellas empresas que tomen decisiones de manera rápida y flexible (que no quiere decir sin reflexión) y la capacidad de adaptación, que ya hemos comentado alguna vez en Oryon Universal

La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos. Debemos trabajar y persistir, pese a la vulnerabilidad que pueden tener ciertos proyectos al depender del capital riesgo para crecer. Y demostrar lo que hace diferente a las startups: agilidad, flexibilidad y con un ADN innovador.

«La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos»

Financiación pública, la asignatura pendiente

Si concretamos con más detalles, en España, en el año 2019, las startups habían levantado 1098,12 millones de euros en 205 operaciones públicas de inversión, de los cuales un 60% se trataba de inversión extranjera. Interesante leer este reportaje sobre tendencias de inversión en España que señala que los proyectos basados en tecnologías blockchain van a ser muy apetecibles para los inversores. 

España se ubica en el ‘top cinco’, por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia, de las inversiones en startups maduras según el Informe TechScaleupSpain 2019 elaborado por Mind the Bridge y que determina que en nuestro país los proyectos tecnológicos recaudan mucho más capital de lo que el estado invierte en ellos (financiación pública): 800 millones de euros al año mientras que en otros países como Alemania, Francia y los Países Bajos aportan alrededor de 4.000 millones de euros de financiación pública o Suiza 2.000 millones de euros.A pesar de ello, en España (y Europa) hay diversas fórmulas para optar a financiación pública entre los que destacan: Enisa, Neotec (y el resto de instrumentos del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), Horizonte, Convocatoria Emplea o Créditos ICO para Startups. Sin lugar a dudas, una opción de presente a tener en cuenta.