Categorías
Inversión

Mi primera vez invirtiendo en startups: ¿qué aspectos legales tengo en cuenta?

Es muy habitual que algunos inversores que tradicionalmente han hecho inversiones en mercados tradicionales como el bursátil, la construcción o el sector inmobiliario se animen a hacer inversiones en startups. Estos pequeños inversores, no profesionales, están ávidos por hacer crecer su dinero y quieren explorar nuevas vías o fórmulas para obtener rentabilidad o ingresos pasivos. Estamos ante la inversión del siglo XXI.

Es muy habitual que algunos inversores que tradicionalmente han hecho inversiones en mercados tradicionales como el bursátil, la construcción o el sector inmobiliario se animen a hacer inversiones en startups. Estos pequeños inversores, no profesionales, están ávidos por hacer crecer su dinero y quieren explorar nuevas vías o fórmulas para obtener rentabilidad o ingresos pasivos. Estamos ante la inversión del siglo XXI.

Invertir en startups no es la mejor opción para inversores pasivos. No sólo se trata de aportar capital, sino que también es importante sumar conocimiento o expertise que añada valor a la startup. Para hacer una buena (primera) inversión es imprescindible analizar el riesgo que comporta la inversión: en las primeras fases habrá más riesgo, mientras que en etapas más maduras el riesgo disminuirá. Pero, ¿cómo se puede reducir el riesgo? Es preciso consultar las métricas del negocio (KPI), aspectos financieros, conocer al equipo humano que hay detrás del proyecto, cuántas rondas de financiación se han llevado a cabo y tener en cuenta algunos aspectos legales. Se trata de evitar futuras contingencias o problemas que hagan peligrar el porvenir de la startup.

«No sólo se trata de aportar capital, sino que también es importante sumar conocimiento o expertise que añada valor a la startup»

(A) Cumplimiento normativo: 

En primer lugar, es necesario verificar que la startup esté al día de sus obligaciones tributarias (con Hacienda) y con la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social). En el supuesto de que existan deudas con alguna de estas dos entidades, huye. Es un claro síntoma de que la salud financiera de la startup no es la adecuada. No es muy atractivo para un inversor que parte del capital que se va a invertir vaya a parar a satisfacer estas obligaciones en vez de a hacer crecer al negocio. 

En segundo lugar, conviene comprobar que los activos de la startup son propiedad de ésta. Es muy común que al principio de la aventura de emprender uno de los socios adquiera propiedades en su nombre (dominio de la página web, patentes, marcas, etcéra). No sólo es importante verificar la propiedad de los bienes tangibles sino también los intangibles. No olvidemos que entre el 50% y el 80% del valor de las startups y empresas reside actualmente en sus intangibles, especialmente en el sector tecnológico o digital.

En tercer lugar, muy interesante hacer una visita al Registro Mercantil para ver si la startup está inscrita, cuando empezó su actividad o como están configurados los Estatutos Sociales por si existen limitaciones o derechos en favor de los socios. El Registro Mercantil, además, es el encargado de legalizar los libros mercantiles y contables de la startup. Si vas a realizar una inversión es de suma importancia conocer cómo se está gestionando internamente la startup.

«Es importante hacer una visita al Registro Mercantil para ver si la startup está inscrita»

(B) ¿Cómo se ejecutará la inversión?

Una vez el inversor haya comprobado que la startup cumple con todas las obligaciones legales es el momento de hablar sobre las condiciones mediante las cuales se va a producir la entrada de éste.

El inversor debería plantearse algunas preguntas, tales como: ¿cuál es la valoración de la startup? ¿a través de qué herramienta se efectuará la inversión? ¿cuántas participaciones obtendré a cambio de mi inversión? ¿cuándo se entregarán las participaciones? ¿qué derechos obtendré, políticos y económicos?

Estrategias de crowdfunding o rondas de financiación suelen ser fórmulas para invertir capital por primera vez, pero, ¿cómo se regula la inversión? Lo más habitual es empezar negociando un Term Sheet. Este documento recogerá las condiciones mínimas de la inversión así como las obligaciones y derechos de las partes (emprendedores e inversor). Esta información se recogerá y se implementará en un Pacto de Socios en el que se detallarán de forma más exhaustiva la relación de los diferentes socios de la startup. 

«Estrategias de crowdfunding o rondas de financiación suelen ser fórmulas para invertir capital por primera vez»

Cada vez es más normal optar por la fórmula de ‘nota convertible’ con el objetivo de obtener capital de forma ágil y rápida y poder, así, hacer crecer el negocio antes de iniciar una ronda de financiación.

(C) Control y salida:

Cuando un inversor decide invertir en una startup suele hacerlo porque está interesado en el proyecto, en la solución que aporta al mercado, porque piensa que es escalable y puede obtener una rentabilidad en su inversión y porque cree que el talento que lidera el proyecto es el adecuado para desarrollarlo.

Lo ideal es establecer mecanismos para conservar la identidad del proyecto, entiendo esta identidad como la figura del emprendedor. Es muy aconsejable regular cláusulas de permanencia del emprendedor en la startup con la finalidad de conducir el proyecto hacia los términos esperados por el inversor o cláusulas de no competencia y exclusividad para evitar que haya una ‘fuga de información’ que pueda repercutir negativamente en la startup. No menos importante es el control financiero: el inversor debe tener derecho a recibir información financiera periódicamente para conocer ‘cómo va la cosa’.

«Es muy aconsejable regular cláusulas de no competencia y exclusividad para evitar que haya una ‘fuga de información’ que pueda repercutir negativamente en la startup»

Cualquier inversor tiene la expectativa de percibir una rentabilidad por su aportación. No sólo participar en los eventuales, sino también ‘revender’ sus participaciones a un precio mayor al que adquirió originariamente. Las cláusulas drag along (derecho de arrastre) o  tag along (derecho de acompañamiento) son algunas de las cláusulas que el inversor debe pedir que se contemplen en el Pacto de Socios para velar por sus derechos y opción a salir de la startup.

(D) Fiscalidad de la inversión:

En el momento de invertir en una startup es muy interesante tener en cuenta que desde la entrada en vigor de la Ley 14/2013, los contribuyentes podrán deducirse el 20 por ciento de las cantidades satisfechas en el período por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, pudiendo además de la aportación temporal al capital, aportar sus conocimientos empresariales o profesionales adecuados para el desarrollo de la entidad en la que invierten en los términos que establezca el acuerdo de inversión entre el contribuyente y la entidad. La base máxima de deducción será de 50.000€ anuales y estará formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones

Para optar a estos incentivos o ventajas fiscales para la inversión es preciso cumplir con algunos requisitos. es recomendable consultar la página web de de la Agencia Tributaria (deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación), algunos de los requisitos:

  1. Máximo de 400.000€ de fondos propios de la empresa en la que se realice la inversión 
  2. No se puede realizar inversión en empresas que coticen en un mercado negociado (incluidas las del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Se mantiene durante todos los años de tenencia de la acción o participación.
  3. La startup que recibe la inversión deberá estar constituida bajo alguna de las formas de la Ley de Sociedades de Capital.
  4. La compañía inversora debe tener actividad económica y contar con los medios personales y materiales necesarios para realizarla. 
  5. No es posible inversión por parte de una sociedad creada únicamente para financiar una startup como son los vehículos de inversión. Existe una excepción con los vehículos de coinversión si se cumplen con los siguientes requisitos: 
  • Se mantiene la inversión más de 1 año.
  • Adquieren participaciones  mayores o iguales al 5%
  • Se constituyen con la finalidad de gestionar la participación.

Algunas comunidades autónomas regulan una ‘tarifa autonómica’ sobre la que se pueden aplicar algunas deducciones fiscales. Incluso estas deducciones autonómicas pueden complementar a la deducción estatal.

¿Ya conoces cómo invertir en startups?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *