Categorías
Corporate Startup

La relación entre grandes corporaciones y startups: ¿un win-win para todos?

Es justo esta apuesta por la innovación la que ha unido y conectado a las startups con las grandes corporaciones.

En el sector tecnológico todo sucede muy deprisa: o te adaptas o estás condenado a la desaparición. Que se lo digan a Blackberry, una compañía que constató el éxito y el fracaso en pocos años. Esta marca de smartphones fue pionera entre 2002 y 2009 e incluso tenía una aplicación de mensajería propia, mucho antes que apareciera WhatsApp. Es más, la compañía llegó a valer algo más de 80.000 millones de euros. No obstante, su trayectoria fue demasiado corta, ya que en septiembre de 2016 dejó de fabricar móviles. El motivo principal fue que Steve Jobs cambió la historia de los teléfonos inteligentes con el lanzamiento del primer iPhone en 2007.

Es justo esta apuesta por la innovación la que ha unido y conectado a las startups con las grandes corporaciones, consideradas alejadas la una de la otra en ciertos momentos de su historia. Para algunas empresas, las startups llegaron con la clara intención de romper las reglas del juego y, como consecuencia, de obligarlas a reinventarse y tener que salir de su zona de confort. Un ejemplo conocido sería la transformación que han traído compañías como Uber, Airbnb o Glovo. ¿Acaso no han fomentado un cambio radical en el sector del transporte, el turismo y la restauración?

“Las startups obligan a las empresas a reinventarse y a salir de su zona de confort”

La relación entre actores: una apuesta ganadora

En primer lugar, el elemento diferencial de las startups es que gozan de agilidad, flexibilidad y se caracterizan por un ADN innovador, además de un trato cercano y personalizado. Dicha proximidad permite conocer de primera mano cuáles son las necesidades del mercado. El feedback es instantáneo y permite optimizar el producto hasta conseguir resultados verdaderamente satisfactorios.

Las grandes corporaciones, en cambio, disponen de una amplia cartera de clientes, recursos y del famoso know how, es decir, la experiencia empresarial. Para una startup, unirse a una multinacional proporciona recursos para escalar un negocio. ¿Imaginas poder llegar a toda su red de distribución y clientes en poco tiempo? Para las grandes compañías supone tomar el pulso de la innovación y aliarse con actores que lo pueden cambiar todo. Es decir, un win-win para todos.

“Las startups son ágiles, flexibles y con un ADN innovador. Las grandes corporaciones tienen clientes, recursos y know how

El papel de Oryon Universal

En Silicon Valley, Israel o Londres es común, desde hace años, la práctica del corporate venturing, que últimamente ha ganado fuerza en España. Impulsar la cultura de la innovación abierta dentro de las organizaciones es uno de nuestros objetivos, así como fomentar la relación y conectar las startups y las corporaciones. Una apuesta ganadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *