Categorías
Oryon Universal

Sin compromiso no hay paraíso

Que las relaciones humanas son complejas, lo sabemos, y en todos los ámbitos: personal, familiar, laboral, de pareja; en todos. Pero hay un denominador común en todas ellas, el compromiso. Compromiso viene del latín «compromissum» (responsabilidad u obligación), y con el prefijo «pro» (progreso). 

El compromiso, entendido como valor clave en la actitud de alguien, es un valor fundamental en toda relación, una forma de ser y actuar, muy vinculada a la conciencia de uno y, desde mi punto de vista, estrechamente ligada al valor de la generosidad y responsabilidad. Lamentablemente, el compromiso es un valor que cada vez es más subjetivo en una sociedad cada vez más egoísta, demasiado «Yoista». Yo soy, yo hago, yoyo. Sí, subjetivo, pero la realidad es que el compromiso, por sentido común, o lo tienes o no, no hay punto medio. Las nuevas generaciones han de entender el compromiso como un valor fundamental, donde no importa el talento que tengas si no reside el compromiso en él. Hablamos mucho de valores, de liderazgo, de experiencias, pero no hablamos de compromisos. 

El compromiso es una actitud, es un cumplimiento, que básicamente va ligado a tres factores clave: generosidad, responsabilidad y conciencia. Generosidad porque otras personas dependen de tu actitud y cumplimiento adquirido en compromisos. Y no pidas compromiso si no lo das. 

«El compromiso va ligado a tres factores clave: generosidad, responsabilidad y conciencia»

Es responsabilidad porque no puedes dar menos en una relación de iguales, y conciencia porque uno cree lo que cree, pero al final es lo que da, se llama resultados. El vocablo resultado, a pesar de pensar que es un término frío y subjetivo, no lo es si va ligado a compromiso. No hacemos referencia a hitos proyectados intangibles, resultados es el resultado de todo tu esfuerzo. Si alguien da 10 en esfuerzo, nada le puedes recriminar si obtiene 6, es el mayor resultado a su máximo compromiso.  El problema reside cuando alguien piensa que da 10, obtiene 3, y en realidad ofrece 6. Puedes ignorar tu compromiso, pero no te acompañarán los resultados.

El compromiso también es una actitud, el compromiso también es humildad. La actitud es claro valor de liderazgo. No puedes predicar nada si no das ejemplo, o estás o no estás en una «relación de compromisos». La humildad y trabajar en equipo es cuando conviertes tu «yo» en «nosotros», tus  «mis» en «nuestros»; responsabilidades compartidas, objetivos alineados, relaciones que fluyan. No somos mejor que nadie, no somos mejores que tú. Integrar, valorar, no creerte el mejor y reconocer a los demás; sobre todo hacerlo uno mismo sin juzgar si lo hacen los demás. Coherencia. No somos tan buenos, no somos tan malos pero, ante todo, no somos perfectos.

«El compromiso también es una actitud, el compromiso también es humildad. La actitud es claro valor de liderazgo. No puedes predicar nada si no das ejemplo»

Coherencia es el último valor, quizá el más preciado. Existen tres «YOES», el que eres, el que ven y el que piensas los demás. Tener una coherencia entre los tres es muy complejo, y ha de ser uno de los retos que, como persona, debemos tener presente en una sociedad sin personalidad. Nadie es perfecto, todos podemos mejorar como personas y profesionales, y brindo por el compromiso como un valor a tener en cuenta en el futuro. Porque sin compromiso, la realidad es que no hay paraíso. 

Categorías
Oryon Universal

Dinero caro, dinero barato

Normalmente los emprendedores, por urgencia de capital, suelen equivocarse a la hora de escoger a sus socios o “compañeros de viaje”. Existe lo que se llama “precio de oportunidad”, pero no se habla mucho de las “inversiones caras” producidas por malos socios o compañeros de viaje inadecuados. Sí, es así, existe el “dinero caro” y el “dinero barato”. Desgraciadamente, a falta de capital en etapas tempranas en las startups, existe mucho “socio o inversor” potencial que, desgraciadamente, no está capacitado para ser socio, y menos para ser inversor.

Cuando una persona invierte en un proyecto invierte en una idea pero, ante todo, invierte en una persona. A esa persona se le ha de respetar, se le ha de dejar trabajar y, sobre todo, ayudar y apoyar. Vemos cientos de casos de personas sin formación, sin capacitación, que no solamente no dejan ejecutar sino que se dedican a aleccionar, causando en el emprendedor desánimo o tiempo mal invertido. Un buen inversor o socio / mentor aconseja, no alecciona.

«Cuando una persona invierte en un proyecto invierte en una idea pero, ante todo, invierte en una persona»

Para poder aconsejar has de tener conocimiento y experiencia, además de saber transmitir esos consejos de manera constructiva. Al final, como en todas las relaciones en la vida, mismo consejo: lo tóxico lejos. Las cosas tienen que fluir. Una inversión en una startup es oportunidad vs capital, no es un favor vs tiranía o toxicidad, no nos engañemos. El nivel es el mismo, no está uno por encima de otro. Mismo nivel, oportunidad, humildad y generosidad.

Mis consejos: Huye de lo tóxico, Huye de “tolosas” (todo lo saben), huye de aleccionamientos (los consejos son mejores), huye de Yoismos y egoísmos inmaduros, huye de los que te echen en cara la inversión y no te apoyen, huye de gente sin formación sin humildad (que piensa que lo sabe todo) y huye de quien no te potencie.

«Al final, como en todas las relaciones en la vida, mismo consejo: lo tóxico lejos»

En definitiva, huye del dinero caro

Todos somos personas, con cualidades y defectos, pero somos personas. Las personas merecen respeto, merecemos oportunidades y, aunque todos tengamos defectos, las personas que te acompañen te han de potenciar y acompañarte al éxito. Es muy importante escoger a tus compañeros de viaje a nivel societario, a tus compañeros de equipo. Al final, tu éxito dependerá de ello y, sobre todo, tu felicidad.  Vuela y que vuelen contigo.

«Las personas merecen respeto, merecemos oportunidades y, aunque todos tengamos defectos, las personas que te acompañen te han de potenciar y acompañarte al éxito»

Categorías
Oryon Universal

El coronavirus, la reafirmación de la nueva revolución digital

El coronavirus ha significado sin duda una aceleración de algo que ya sabíamos, los negocios digitales y tecnológicos han venido para quedarse, pisando fuerte. Cada vez tendrán más presencia y se van a potenciar aún más con la pandemia. Las nuevas generaciones tendrán una nueva manera de relacionarse, de trabajar, de incorporar la tecnología en sus vidas y sus rutinas.

La resistencia al cambio, nuestra concepción cultural y otros factores varios quizá hayan ocasionado que en estos últimos años el impacto tecnológico haya entrado con menor fuerza en ciertos temas o sectores donde ahora son y se convierten en vitales.

En mi caso personal, me encuentro ante oportunidades de digitalización de mi trabajo antes impensables por mis propios clientes. Aquello que era inviable, ahora es necesario. ¿Dar un conferencia por ZOOM delante de 90 personas con un banco importante? ¿Organizar un foro de inversión de manera digital? En mi caso profesional es la primera vez que me encuentro ante esta tesitura. Te das cuenta que nada es imposible, que la resistencia al cambio siempre juega un papel fundamental, hasta que la realidad supera la ficción.

Una pandemia a nivel mundial nos obliga a reinventarnos, a convivir con nuevas maneras de relacionarnos o de trabajar en equipo. En realidad, si lo pensamos, no es nada nuevo. Siempre como sociedad evolucionamos, aparecen nuevas formas de relacionarnos, de trabajar o de comunicarnos. Quizá estamos ante una nueva revolución digital que puede significar una nueva era.

Antes vivíamos y trabajábamos sin email, nos relacionábamos o comunicábamos sin móviles, escribíamos con máquinas de escribir, no existían redes sociales ni whatsapps. Quizá era todo más personal, más lento, más real, pero menos digital y efectivo. Siempre ha habido mucha resistencia al cambio. Ahora el cambio es necesario y toda resistencia es un atraso que te deja fuera de mercado. Hemos vivido un cambio transversal social donde, desde un móvil que forma parte de nosotros como una extensión de nuestro ser, somos capaces de trabajar, comunicarnos, relacionarnos en todos los aspectos, adquirir cualquier producto y todo desde un sofá. Inmediatez, accesibilidad y un mundo a descubrir por medio de un aparato sin el cual no sabemos vivir. Entramos en una reflexión sobre el modelo de relaciones que viene en el futuro, aunque quizá sea otro debate que nos daría para toda una buena reflexión.

Entramos en una nueva revolución digital y social donde los negocios digitales se ven favorecidos: los negocios tecnológicos, proyectos relacionados con telecomunicaciones, teletrabajo, logística relacionada con comercio digital, vídeo, dispositivos, ciberseguridad, soluciones en la nube. El sector digital aporta el 42,3% de los puestos demandados en España; es un dato muy clarificador de lo que vendrá.

Desde nuestra compañía, Oryon Universal, hemos invertido en startups que apuestan claramente por la digitalización y con potencial de escalabilidad. Sectores como la telemedicina, e-health, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales son temáticas donde claramente hemos decidido diversificar. Con más de 14 invertidas, nuestra apuesta es diversificada, desde un plataforma de generación de contenido gratuito audiovisual a nivel mundial con más de 4 millones de usuarios, a un sistema mediante plataforma de generación de congresos de médicos/formaciones digital con las grandes Pharmas.  Me gustaría destacar la startup “Abogados para tus deudas”, que entra en el panorama de la “ley de la segunda oportunidad”, y más en estos complejos momentos económicos.

La relación entre mediana-gran corporación y la digitalización mediante nuevos modelos de negocio (startups) -emprendedor, cada vez es más necesaria. Unir mercado solvente pero poco ágil (corporaciones) con talento y agilidad (startups) es muy interesante, además que necesario.

Las startups entran en una nueva era de mercado, una nueva oportunidad de negocio donde van a ser necesarias e imprescindibles para dar respuesta al cambio social, cultural y de mercado que ya estamos divisando. Empezamos a ver que el capital riesgo va a empezar a consagrarse en nuestro país como en otros países ya visionaron hace 10 años, los cuales ya son un referente con grandes gigantes tecnológicos. El concepto renovarse o morir ya no nos sirve, el nuevo concepto es visionar y crear, analizar las tendencias y estar a la última por sectores. La innovación disruptiva ya está aquí, y se ha de incorporar en nuestro ADN profesional y cultural. 

Deberíamos empujar a construir un país más digital, con más apuesta por el talento emprendedor. Un país no tan politizado, y volcarnos por reforzar a los auténticos protagonistas de nuestro futuro económico como país, los empresarios y emprendedores. Los empresarios hemos de volcarnos con los emprendedores. Tenemos la obligación moral y social de ayudarnos, de ayudarles, potenciales. Nuestros hijos han de evolucionar hacia un mundo digital, con cultura emprendedora, donde se creen oportunidades cuando se cierren puertas, donde la innovación sea la piedra angular de la generación de futuro.

Categorías
Oryon Universal

La existencia de los 4 yoes

Suelo pensar en la existencia de 4 yoes. 

El yo que quieres ser, el yo que proyectas, el yo que eres y el yo que la gente ve de ti. Es de vital importancia la honestidad con uno mismo, ser auténtico, ya que la coherencia en los 4 yoes radica en dicha honestidad y valores de tu propia persona. 

Los valores personales se proyectan en tu vida, en lo personal, familiar y profesional. 

Cuando los 4 yoes no están alineados y la ética existe, el ser humano sufre, busca su lugar, busca su propia esencia. 

No siempre es fácil conocerse, de hecho pienso que siempre nos podemos sorprender a uno mismo; en actos, pensamientos, en situaciones complejas. Podemos decepcionar a personas que confiaron en nosotros, o peor aún, decepcionarnos a nosotros mismos en un camino emocional sin vuelta atrás y con heridas profundas. Perderse en la autoesencia, el renunciar a ser quién eres, es cuando la devastación emocional llega. 

Ser emprendedor suele ir ligado a un actitud emocional especial, unos valores diferentes, unas cualidades de profesión y todo, con mucha vocación. Emprender comporta momentos tensos, complejos, que en una soledad en el camino, puede acabar con una devastación emocional. Desde mi punto de vista, el emprendedor no merece soledad, merece la ayuda y respeto social. 

Sabemos qué es emprender, sabemos de las grandes dificultades que existe al emprender, entendemos y empatizamos con el emprendedor. Somos emprendedores.

Oryon Universal cree en ti.

Categorías
Destacados Inversión

Startups, la inversión del siglo XXI, la gran alternativa a la crisis

Llevamos años y muchas generaciones con una cultura de inversión muy arraigada al sector inmobiliario, invirtiendo en el llamado “tocho” o “toxu”. Son activos inmuebles que generan seguridad por su tangibilidad, su revalorización (cada vez menor) y su rentabilidad en su explotación. Un tipo de inversión que genera confianza y que culturalmente nos han enseñado e inculcado que uno normalmente gana, es seguro. Invertir en un piso era una prioridad generacional.

Era o es para muchos un tema cultural sí, un tipo de inversión de las muchas que existen, que por confianza y “conocimiento”, muchos se atreven a ejecutar. Según en qué generaciones es muy complicado salir de este tipo de operaciones y abrir la mente a otro tipo de inversiones. Pero “this is Spain, not the real market”.

Desde mi punto de vista, una de las inversiones más atractivas que viene en esta nueva época o generación, etapa, generación digital, con crisis o sin crisis, es el sector Internet o digital, el sector “startupero”. Cuando hablo de oportunidades incluso en épocas de crisis, hago referencia en que en toda crisis surgen oportunidades de negocio, nichos de mercado que cubren necesidades y más cuando hablamos de Internet donde todo es posible.

En nuestro caso, desde Oryon Universal, proyectos como Abogados para tus deudas (ley de segunda oportunidad) o Meeting Campus (formaciones y congresos de médicos online) son oportunidades enormes ante la crisis que se avecina. Su potencial crecimiento está siendo espectacular.

inversión en startups

Las startups son negocios escalables, digitales, con potencial de crecimiento, a pesar que tienen alto grado de riesgo y es que no dejan de ser operaciones de capital riesgo. Es un tipo de inversión cada vez más arraigada entre las nuevas generaciones, culturalmente ya lo estamos implantando, aunque quizá aún falte más camino en España que en otros países mucho más avanzados como Estados Unidos, China e Israel.

“Inversores inmobiliarios que descubren la gran oportunidad de invertir en startups”

Cada vez más inversores sin conocimiento del sector digital se animan a diversificar en este sector. Los motivos son varios:

  • – El primero, aprender del sector desconocido.
  • – El segundo, diversificar y buscar la escalabilidad y gran tracción con alguna de las invertidas.
  • – El tercero, ayudar a jóvenes emprendedores, buscando alternativas de inversión con alta escalabilidad.

Empezamos a ver los “primeros pinitos” con personas que nunca habían invertido en este sector.

A pesar de ello, considero que, para realizar una inversión diversificada, es muy importante el asesoramiento de una gestora o ente profesional. La clave del éxito es la diversificación y ha de ser una diversificación en varias operaciones bien seleccionadas y filtradas.

“El capital riesgo, el arte de saber invertir en startups diversificando de manera adecuada”

Es de vital importancia conocer este sector, conocer las fórmulas de diversificación (clave en este sector) a la hora de invertir capital. Diversificar en muchas operaciones ante el alto grado de fracaso en las startups.

Invertir en varias operaciones para traccionar mucho en algunas pocas. Y es que de cada 10 operaciones 2 traccionan, 4 se estancan y 4 fracasan. Encontrar las que traccionan fuerte es lo que todo inversor busca, lo que pocos encuentran.

“Nuestro método, el factor diferencial”

Nuestro método es realizar un scouting y captación de talento en fases tempranas, acompañando en la ejecución del proyecto al emprendedor y conectando la startups con medianas y grandes corporaciones (nuestro partner estratégico que aporta mercado). Tras un exhaustivo “scouting” de emprendedores/startups, filtramos proyectos con alta escalabilidad y potencial (siempre con acuerdos estratégicos con medianas y grandes corporaciones que co-invierten con nosotros).

Buscamos emprendedores con talento, más que ideas perfectas. Tras encontrar un buen equipo con una gran idea, financiamos, acompañamos e impulsamos a la startup en todos los procesos de maduración y con una acompañamiento permanente en su ejecución.

También creamos startups para corporaciones a medida, desde cero, tras identificar una vertical o necesidad.

“Las corporaciones aportan mercado, las startups ideas”

Las corporaciones también tienen una necesidad absoluta de reinventarse, de digitalizarse, de ser competitivas y adaptarse a las nuevas tendencias y tecnologías. Y es que estamos ante constantes cambios tecnológicos, sociales y culturales. Lo vemos en estos momentos con la crisis del coronavirus. Empresas que se adaptan, que se reinventan. Unas cierran y otras se están haciendo millonarias. ¡Vaya paradigma!

“El capital riesgo, el arte de saber invertir en startups diversificando de manera adecuada”

Por medio de nuestros 3 fondos de inversión (Oryon Revolución 4.0, Oryon Health, Oryon Sostenibility RSC) tratamos de diversificar inversiones en startups con potencial, pero nuestros ratios de éxito varían de manera sustancial con la co-inversión con la mediana y gran corporación. Muchas de las startups que se estancan son adquiridas por las corporaciones, entrando en el consolidado corporativo, realizando una venta estratégica. Las startups que traccionan fuerte pueden ser vendidas a corporaciones o fondos de inversión con mayor potencial. Son éstas las que nos generan la rentabilidad atractiva del fondo.

Oryon Universal edificio

Oryon Universal, tu vehículo para invertir y diversficar en startups

Animamos a todos los que quieran unirse a nuestro ecosistema de inversión, que busquen una gestora profesional de inversión, que comiencen a diversificar en operaciones filtradas, a buen precio y con alto potencial de escalabilidad. Viene una nueva época digital, con un nuevo concepto de empresa y con una fuerte cultura emprendedora, tenemos que adaptarnos a lo que hoy YA es el futuro.