Categorías
Inversión

Inversión en una startup: ¿cómo se regula? ¿qué es un Term Sheet?

Anteriormente vimos que es muy frecuente que las startups agoten sus recursos propios rápidamente y tengan que buscar financiación externa para poder satisfacer las necesidades y los objetivos marcados en su road map. Una de las fórmulas más utilizadas son las ‘notas convertibles’.

Los procesos de inversión no son fáciles y, a menudo, suelen demorarse durante semanas e incluso meses. Este proceso suele iniciarse con la presentación del proyecto por los emprendedores a los inversores, en lo que denominamos el “pitch deck” y que tiene como objetivo dar a conocer a la startup y proporcionar toda la información relevante para que los inversores se interesen por ésta.

«Los procesos de inversión no son fáciles y, a menudo, suelen demorarse durante semanas e incluso meses»


Si la startup ha suscitado interés en los inversores es muy común que los inversores presenten un Term Sheet, documento que pretende fijar los términos mínimos de la relación que se generará con la inversión. Este documento lo firmarán tanto los inversores como los emprendedores.

¿Cómo es un Term Sheet?

Aunque en materia contractual podríamos decir que la forma es lo de menos, hasta plasmar un acuerdo en una servilleta sería válido, es muy conveniente regularlo con unas cláusulas bien claras y mejor si es por escrito para poder probarlo frente a terceros.

Es relevante destacar que este documento no es vinculante para las partes, es decir, únicamente opera con la finalidad de fijar los términos y condiciones esenciales para que la operación de financiación se lleve a cabo de forma satisfactoria. Entonces, ¿cuál es su naturaleza? Este documento tiene la función de mostrar la intención del inversor a aportar capital a la startup.

Servirá, además, como base para redactar el futuro pacto de socios con los inversores.

«El Term Sheet opera con la finalidad de fijar los términos y condiciones esenciales para que la operación de financiación se lleve a cabo de forma satisfactoria»

¿Qué términos recoge?

Por norma general, los Term Sheet regulan los aspectos sobre la operación de financiación, sobre la gestión de la startup y los eventos de liquidación de las participaciones. Es decir: cuáles son las valoraciones a las que se realiza la operación (tanto premoney como postmoney), porcentaje del capital social que adquirirá el socio inversor, participación de los inversores en los órganos de control o gobierno de la sociedad, medidas de protección así como las cláusulas antidilución.

También es de suma importancia incluir cláusulas de confidencialidad y de exclusividad, para asegurar que únicamente se está hablando o negociando con un inversor. Mediante la cláusula de confidencialidad se consigue preservar información sensible de la startup como son los aspectos financieros, fiscales, legales, contables y laborales que se facilitará a los inversores para que conozcan los intringulis del proyecto y suele instrumentarse a través de una due diligence. En cambio, la cláusula de exclusividad tiene como objetivo evitar malas prácticas de los emprendedores y que estos utilicen las términos del Term Sheet como son las condiciones de inversión para negociar paralelamente con otros inversores y obtener mejores condiciones. Esta mala praxis se denomina “deal shopping”.

«Es de suma importancia incluir cláusulas de confidencialidad y de exclusividad, para asegurar que únicamente se está hablando o negociando con un inversor»

Estos acuerdos de inversión también suelen incluir cláusulas en las que se establecen permanencia y exclusividad de los fundadores, no competencia, liquidation preference, cláusulas anti-dilución  o drag along / tag along. 

Categorías
Inversión

Mi primera vez invirtiendo en startups: ¿qué aspectos legales tengo en cuenta?

Es muy habitual que algunos inversores que tradicionalmente han hecho inversiones en mercados tradicionales como el bursátil, la construcción o el sector inmobiliario se animen a hacer inversiones en startups. Estos pequeños inversores, no profesionales, están ávidos por hacer crecer su dinero y quieren explorar nuevas vías o fórmulas para obtener rentabilidad o ingresos pasivos. Estamos ante la inversión del siglo XXI.

Invertir en startups no es la mejor opción para inversores pasivos. No sólo se trata de aportar capital, sino que también es importante sumar conocimiento o expertise que añada valor a la startup. Para hacer una buena (primera) inversión es imprescindible analizar el riesgo que comporta la inversión: en las primeras fases habrá más riesgo, mientras que en etapas más maduras el riesgo disminuirá. Pero, ¿cómo se puede reducir el riesgo? Es preciso consultar las métricas del negocio (KPI), aspectos financieros, conocer al equipo humano que hay detrás del proyecto, cuántas rondas de financiación se han llevado a cabo y tener en cuenta algunos aspectos legales. Se trata de evitar futuras contingencias o problemas que hagan peligrar el porvenir de la startup.

«No sólo se trata de aportar capital, sino que también es importante sumar conocimiento o expertise que añada valor a la startup»

(A) Cumplimiento normativo: 

En primer lugar, es necesario verificar que la startup esté al día de sus obligaciones tributarias (con Hacienda) y con la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social). En el supuesto de que existan deudas con alguna de estas dos entidades, huye. Es un claro síntoma de que la salud financiera de la startup no es la adecuada. No es muy atractivo para un inversor que parte del capital que se va a invertir vaya a parar a satisfacer estas obligaciones en vez de a hacer crecer al negocio. 

En segundo lugar, conviene comprobar que los activos de la startup son propiedad de ésta. Es muy común que al principio de la aventura de emprender uno de los socios adquiera propiedades en su nombre (dominio de la página web, patentes, marcas, etcéra). No sólo es importante verificar la propiedad de los bienes tangibles sino también los intangibles. No olvidemos que entre el 50% y el 80% del valor de las startups y empresas reside actualmente en sus intangibles, especialmente en el sector tecnológico o digital.

En tercer lugar, muy interesante hacer una visita al Registro Mercantil para ver si la startup está inscrita, cuando empezó su actividad o como están configurados los Estatutos Sociales por si existen limitaciones o derechos en favor de los socios. El Registro Mercantil, además, es el encargado de legalizar los libros mercantiles y contables de la startup. Si vas a realizar una inversión es de suma importancia conocer cómo se está gestionando internamente la startup.

«Es importante hacer una visita al Registro Mercantil para ver si la startup está inscrita»

(B) ¿Cómo se ejecutará la inversión?

Una vez el inversor haya comprobado que la startup cumple con todas las obligaciones legales es el momento de hablar sobre las condiciones mediante las cuales se va a producir la entrada de éste.

El inversor debería plantearse algunas preguntas, tales como: ¿cuál es la valoración de la startup? ¿a través de qué herramienta se efectuará la inversión? ¿cuántas participaciones obtendré a cambio de mi inversión? ¿cuándo se entregarán las participaciones? ¿qué derechos obtendré, políticos y económicos?

Estrategias de crowdfunding o rondas de financiación suelen ser fórmulas para invertir capital por primera vez, pero, ¿cómo se regula la inversión? Lo más habitual es empezar negociando un Term Sheet. Este documento recogerá las condiciones mínimas de la inversión así como las obligaciones y derechos de las partes (emprendedores e inversor). Esta información se recogerá y se implementará en un Pacto de Socios en el que se detallarán de forma más exhaustiva la relación de los diferentes socios de la startup. 

«Estrategias de crowdfunding o rondas de financiación suelen ser fórmulas para invertir capital por primera vez»

Cada vez es más normal optar por la fórmula de ‘nota convertible’ con el objetivo de obtener capital de forma ágil y rápida y poder, así, hacer crecer el negocio antes de iniciar una ronda de financiación.

(C) Control y salida:

Cuando un inversor decide invertir en una startup suele hacerlo porque está interesado en el proyecto, en la solución que aporta al mercado, porque piensa que es escalable y puede obtener una rentabilidad en su inversión y porque cree que el talento que lidera el proyecto es el adecuado para desarrollarlo.

Lo ideal es establecer mecanismos para conservar la identidad del proyecto, entiendo esta identidad como la figura del emprendedor. Es muy aconsejable regular cláusulas de permanencia del emprendedor en la startup con la finalidad de conducir el proyecto hacia los términos esperados por el inversor o cláusulas de no competencia y exclusividad para evitar que haya una ‘fuga de información’ que pueda repercutir negativamente en la startup. No menos importante es el control financiero: el inversor debe tener derecho a recibir información financiera periódicamente para conocer ‘cómo va la cosa’.

«Es muy aconsejable regular cláusulas de no competencia y exclusividad para evitar que haya una ‘fuga de información’ que pueda repercutir negativamente en la startup»

Cualquier inversor tiene la expectativa de percibir una rentabilidad por su aportación. No sólo participar en los eventuales, sino también ‘revender’ sus participaciones a un precio mayor al que adquirió originariamente. Las cláusulas drag along (derecho de arrastre) o  tag along (derecho de acompañamiento) son algunas de las cláusulas que el inversor debe pedir que se contemplen en el Pacto de Socios para velar por sus derechos y opción a salir de la startup.

(D) Fiscalidad de la inversión:

En el momento de invertir en una startup es muy interesante tener en cuenta que desde la entrada en vigor de la Ley 14/2013, los contribuyentes podrán deducirse el 20 por ciento de las cantidades satisfechas en el período por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, pudiendo además de la aportación temporal al capital, aportar sus conocimientos empresariales o profesionales adecuados para el desarrollo de la entidad en la que invierten en los términos que establezca el acuerdo de inversión entre el contribuyente y la entidad. La base máxima de deducción será de 50.000€ anuales y estará formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones

Para optar a estos incentivos o ventajas fiscales para la inversión es preciso cumplir con algunos requisitos. es recomendable consultar la página web de de la Agencia Tributaria (deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación), algunos de los requisitos:

  1. Máximo de 400.000€ de fondos propios de la empresa en la que se realice la inversión 
  2. No se puede realizar inversión en empresas que coticen en un mercado negociado (incluidas las del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Se mantiene durante todos los años de tenencia de la acción o participación.
  3. La startup que recibe la inversión deberá estar constituida bajo alguna de las formas de la Ley de Sociedades de Capital.
  4. La compañía inversora debe tener actividad económica y contar con los medios personales y materiales necesarios para realizarla. 
  5. No es posible inversión por parte de una sociedad creada únicamente para financiar una startup como son los vehículos de inversión. Existe una excepción con los vehículos de coinversión si se cumplen con los siguientes requisitos: 
  • Se mantiene la inversión más de 1 año.
  • Adquieren participaciones  mayores o iguales al 5%
  • Se constituyen con la finalidad de gestionar la participación.

Algunas comunidades autónomas regulan una ‘tarifa autonómica’ sobre la que se pueden aplicar algunas deducciones fiscales. Incluso estas deducciones autonómicas pueden complementar a la deducción estatal.

¿Ya conoces cómo invertir en startups?

Categorías
Inversión

Junio, el segundo mes de 2020 con mayor inversión en startups

Por fin buenas noticias en España. Ya era hora. Después de meses de incertidumbre, junio se convierte en el segundo mes de 2020 con mayor inversión destinada a startups en España. En concreto: 109 millones de euros, por detrás de febrero y antes del confinamiento, que cerró con 137,89 millones de euros.

De las 41 operaciones, cuatro de ellas superan los 10 millones de euros y se encajan dentro de las series B y C. Que no está nada mal. 

«En junio se han invertido 109 millones de euros, por detrás de febrero, que cerró con 137,89 millones»

Por ejemplo, la startup del sector de la biotecnología Ona Therapeutics cerró una ronda de financiación Serie A que ha alcanzado los 30 millones de euros para el desarrollo y la investigación de diferentes terapias biotecnológicas centradas en el tratamiento contra la metástasis del cáncer. 

ona therapeutics startups
Ona Therapeutics. Fuente: La Vanguardia

En concreto, tal y como cuenta La Vanguardia, han descubierto un anticuerpo que bloquea una proteína, llamada CD36, que en estudios en ratones ha impedido que los cánceres desarrollarán metástasis y que, las que ya había, crecieran.

Otra startup y con nombre similar a la primera (no, no nos hemos equivocado), es Onna, la primera plataforma de integración del conocimiento (en inglés, Knowledge Integration Platform, KIP), que cerró una ronda de inversión de tipo Serie B de 24 millones de euros.  ¿En qué consiste? Básicamente es ideal por la situación en la que nos encontramos. Integra todas las aplicaciones informáticas de trabajo que están basadas en el conocimiento, desde comunicación y almacenamiento hasta plataformas de recursos humanos, permitiendo a empresas de todo tamaño unificar, proteger, buscar, automatizar y construir su propio conocimiento.

«Las principales inversiones son en startups de salud, basadas en el teletrabajo y en el transporte»

La tercera startup que ocupa el podio es Ontruck, la plataforma digital de transporte de mercancías líder en Europa, que cerró una ronda de inversión de 17 millones de euros. El objetivo: mejorar la eficiencia energética del transporte comercial. 

Otras startups que siguen en la lista son The Hotels Network (crear productos que los hoteles necesitan dentro del contexto actual) o Zeleros (impulsar el desarrollo del vehículo hyperloop de Zeleros y sus tecnologías). En el listado también se encuentra Dinbeat, especializada en el desarrollo de productos innovadores y tecnológicos para el sector de la mascota, que cerró con éxito una segunda ronda de inversión por un importe de 500.000 euros y que entrevistamos hace unas semanas. En breves, lo podrás encontrar en nuestro canal de youtube

dinbeat
Dinbeat. Fuente: Comunicación Marketing

¿Hacia dónde vamos?

¿Cuál es el destino de las startups? Victor Giné, CEO de Oryon Universal, lo contó en un amplio reportaje de El País y que recomiendo encarecidamente: “obviamente habrá sectores que sufran más, como todo lo que tenga que ver con el turismo, pero aunque este año se estanquen, nadie se lo va a reprochar. En cambio, las startups que ahora arrancan van a empezar a crecer dentro de 24 meses, cuando se salga de esta crisis. Hay que pasar este bache. Ser precavidos y cruzar el puente: lo más importante es llegar al otro lado”.

Categorías
Inversión

4 errores que estás cometiendo ante inversores y te alejan de tu deseada financiación

Presentar un proyecto ante inversores, no es una tarea precisamente fácil y es importante contar con muchas variables, entre ellos quién es tu audiencia, qué necesidad resuelves o cómo está el mercado. No sólo se trata de conseguir la tan ansiada financiación para nuestro proyecto, sino de buscar un compañero que nos apoye con su red de contactos, experiencia y saber hacer. El fin último de nuestra presentación debe ser enamorar al inversor, que se ilusione y quiera ser parte de nuestro proyecto. 

Por este motivo, desde Oryon Universal recopilamos 4 errores que estamos detectando y que, en la mayoría de las ocasiones, los emprendedores no se dan cuenta:

1. No trabajar el storytelling

Es muy importante trabajar lo que conocemos como storytelling, de dónde salió el proyecto y lo que realmente te mueve, junto con el motivo principal de tu proyecto. Y es que el storytelling es una de las herramientas más potentes para los emprendedores, puesto que ayuda a conectar emocionalmente con el público al que te diriges. Si nos ponemos al lugar de un inversor que está acostumbrado a conocer proyectos diariamente, ¿cuántas veces habrá oído que un emprendedor “cuenta con un equipo multidisciplinar”? O, “¿que a un profesional le avalan más de 10 años de experiencia?”

¿Por qué no te arriesgas y cuentas cómo era tu vida antes de dedicarte a esto, con tus miedos, fracasos y lo que aprendiste? Porque todos somos humanos y lo más importante es humanizar tu marca, tu proyecto, considerando que es lo que realmente cuenta. El fracaso también es una lección y aprendizaje, muy valorado en Estados Unidos y cada vez más en España.

2. No hablar de tu equipo

En algunas ocasiones emprendemos solos, con un compañero o un equipo pequeño y no le damos la importancia que requiere ante los inversores. ¿Quién está contigo? ¿Quién desarrollará la parte tecnológica? ¿Y el marketing y la comunicación? Para una persona que quiere depositar dinero en una startup es primordial ver un proyecto que está respaldado con un equipo comprometido y muy potente. Con miembros senior y con experiencia, complementados con jóvenes talentos. Es decir, un equipo alineado y equilibrado y con una misión en común: sacar adelante uno de los proyectos más importantes de su vida.

3. No a la dispersión

Es muy importante que te vean seguro de lo que dices, con un plan definido y de viable ejecución. Sin dudas y con ideas claras. Tienes un foco y vas a por él. También es importante ser breve en tu discurso y dejar tiempo para preguntas. Lo agradecerán.

4. Enamorarte de tu idea y dejar mal a la competencia

Cuando emprendes es posible que estés enamorado de tu idea, edulcores la realidad y lo veas con optimismo. Es verdad que cierta dosis de optimismo es necesaria, especialmente en los momentos más complicados, pero también es importante analizar la competencia y ver en que puedes diferenciarte, pero también en lo que destacan. Hablar del sector y de la competencia en términos positivos, aporta realismo a tu relato y también te hace conocedor del sector, que lo tienes estudiado y aportarás una iniciativa que marcará un antes y después. 

Asimismo, una parte de los emprendedores quieren vender su idea para convencer a los inversores, sin tener en cuenta que muchos de ellos aportan tanto o más valor con sus consejos que con su dinero. 

Bonus

Evidentemente podríamos encontrar otros errores que se cometen, como por ejemplo no tener clara la valoración de tu startup, subestimarla o no definir bien en que quieres gastar la inversión que recibirás. Sin lugar a dudas, estos temas los abordaremos en las próximas publicaciones del blog. ¡No te lo pierdas!

Categorías
Inversión

La inversión en startups en España: ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

Hasta el estallido de la pandemia del coronavirus, la inversión en startups en España se había estabilizado en 1.000 millones de euros, después de una década de subidas. Glovo cerraba las rondas de inversión más grandes del año con 150 millones de euros cada una y conseguía ser el segundo unicornio de España, después de Cabify. Los sectores de ecommerce y reparto a domicilio, conocido comúnmente como delivery, se situaban muy por encima de los otros, aunque el sector fintech lideraba la cantidad de transacciones. Por fin, el sector de las startups estaba en auge y así lo comentamos desde Oryon Universal, por ejemplo con Barcelona, una de las ciudades ideales para invertir. 

Respecto a finales de 2019, otra compañía española que conseguía 78 millones de euros de inversión era Jobandtalent y, finalmente, Holaluz con 30 millones. Pese al freno que hemos visto en febrero y marzo de 2020, podríamos destacar Flywire, que elimina los límites globales del proceso de pago, que podría llegar a ser el tercer unicornio de España, después de cerrar una ronda de 120 millones de dólares, tal como comentó Business Insider.

Sectores de pasado y… ¿Futuro?

Cuando hablamos de sectores con el mayor volumen de inversión de los dos últimos años, definitivamente se trata de ecommerce, como por ejemplo con las rondas de Letgo y también de delivery, con Glovo a la cabeza. Otro sector indispensable, sin lugar a dudas, es el que conocemos como proptech, que busca aplicar las nuevas tecnologías como la realidad virtual, big data e IoT en el tradicional sector inmobiliario. Spotahome, Housfy y Clicpiso, son el ejemplo más conocido. Evidentemente no podemos olvidarnos tampoco del sector fintech, es decir, las empresas del sector financiero que emplean las nuevas tecnologías con el fin de crear nuevos productos innovadores para los usuarios, con Fintonic o Verse a la cabeza. Finalmente, un sector líder es el turismo.

No obstante, con la declaración del estado de alarma del pasado 14 de marzo, confinamiento de la población y los tiempos verdaderamente excepcionales que estamos viviendo, podemos tener algunos indicios o simplemente podemos comenzar a especular del impacto que tendrá el coronavirus en las startups. Hablamos de sectores de pasado, presente y… ¿Futuro? Evidentemente, como en todas las crisis, surgirán oportunidades para algunos, mientras que para otros sectores verán la transformación como una obligación para sobrevivir. Lo que sí tiene claro el sector inversor es que el 2020 será un año que no olvidaremos en el ámbito profesional y, más aún, en el personal, pero que se espera una recuperación temprana el 2021. Será un año de traspaso, pero con oportunidades que no podemos dejar escapar.

«Surgirán oportunidades para algunos sectores, mientras que para otros verán la transformación como una obligación para sobrevivir»

A grandes rasgos y tal como comentó Javier Megias, Startup Program Director de la Fundación Innovación Bankinter en El Referente, notaremos una «desaceleración significativa en la actividad de los inversores informales en las fases iniciales de las startups». Estaremos ante más sensibilidad en las valoraciones de las startups y procesos de toma de decisiones más largos. 

Evidentemente, como en la mayoría de las corporaciones, pymes y startups, los planes de negocios no se cumplirán y se reformularán sobre la marcha, con mayor o menor fortuna. Por este motivo los inversores e inversoras analizaran el área de retención de clientes habituales. ¿Se quedarán con nosotros o estamos ante una compañía volátil? Asimismo, el mercado recompensará aquellas empresas que tomen decisiones de manera rápida y flexible (que no quiere decir sin reflexión) y la capacidad de adaptación, que ya hemos comentado alguna vez en Oryon Universal

La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos. Debemos trabajar y persistir, pese a la vulnerabilidad que pueden tener ciertos proyectos al depender del capital riesgo para crecer. Y demostrar lo que hace diferente a las startups: agilidad, flexibilidad y con un ADN innovador.

«La crisis ha estallado justo cuando el sector atravesaba uno de sus mejores momentos»

Financiación pública, la asignatura pendiente

Si concretamos con más detalles, en España, en el año 2019, las startups habían levantado 1098,12 millones de euros en 205 operaciones públicas de inversión, de los cuales un 60% se trataba de inversión extranjera. Interesante leer este reportaje sobre tendencias de inversión en España que señala que los proyectos basados en tecnologías blockchain van a ser muy apetecibles para los inversores. 

España se ubica en el ‘top cinco’, por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia, de las inversiones en startups maduras según el Informe TechScaleupSpain 2019 elaborado por Mind the Bridge y que determina que en nuestro país los proyectos tecnológicos recaudan mucho más capital de lo que el estado invierte en ellos (financiación pública): 800 millones de euros al año mientras que en otros países como Alemania, Francia y los Países Bajos aportan alrededor de 4.000 millones de euros de financiación pública o Suiza 2.000 millones de euros.A pesar de ello, en España (y Europa) hay diversas fórmulas para optar a financiación pública entre los que destacan: Enisa, Neotec (y el resto de instrumentos del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), Horizonte, Convocatoria Emplea o Créditos ICO para Startups. Sin lugar a dudas, una opción de presente a tener en cuenta.

Categorías
Inversión Sin categoría

¿Notas convertibles? ¿Sabes qué son?

A menudo sucede que en el inicio del camino para desarrollar un proyecto emprendedor sea necesario contar con un mínimo capital. En las primeras fases lo más habitual es que los emprendedores aporten dinero, de su propio bolsillo, o que recurran a la ayuda de las 3F (Family, Friends & Fools). Con estas primeras aportaciones podrán empezar a desarrollar su idea, tangibilizarla. No obstante, ¿qué sucede si estas primeras aportaciones dinerarias de su entorno son insuficientes y se agotan? No quedará otra que ir a buscar capital externo.

Una de las fórmulas o herramientas más habituales para aportar capital de terceros son las “notas convertibles”, también denominadas como “préstamo convertible”. Se trata de préstamos de capital a corto plazo que se va a convertir en participaciones de la startup. El inversor no recupera su dinero, con los correspondientes intereses, cuando transcurra un tiempo determinado sino que recibirá a cambio participaciones. La startup, pues, suscribe una ‘deuda’ con el inversor.

Es importante diferenciar la figura del prestamista respecto a la del inversor que ejecuta una inversión a través de una nota convertible. La diferencia principal es que el prestamista tiene la expectativa de recibir el dinero prestado más los intereses generados, mientras que el inversor tiene la expectativa de ‘recuperar’ este capital mediante la conversión en participaciones de la startup.

¿Cuáles son los elementos clave que debe recoger una ‘nota convertible’?

Hay que regular, como mínimo, 6 cláusulas. Sin ellas, no tiene sentido optar por esta modalidad de inversión.

(1) Es preciso determinar qué cantidad de dinero que se va a invertir. Si no se determina cuánto dinero se va a prestar (invertir) se generarán problemas para convertirlo en participaciones.

(2) Como consecuencia de este préstamo, se van a generar intereses. Lo ideal sería pactar que los intereses fueran lo más bajos posibles. El porcentaje variará en una horquilla de entre el 5 y el 30%.

(3) Muchas notas convertibles incluyen un descuento a favor del inversor. Seamos realistas, el inversor está asumiendo un riesgo y conviene recompensarle de alguna manera. No es un requisito sine qua non pero sí es muy interesante ofrecérselo al inversor, al fin y al cabo, está apostando por el proyecto con su capital privado. Este descuento se aplicará sobre la valoración y suele variar en función del tiempo que transcurra entre las diferentes rondas de financiación.

(4) Es interesante ponerse de acuerdo en la valoración de la startup, al estar directamente relacionado con las participaciones que se van a obtener. En este punto pueden haber intereses contrapuestos: el emprendedor querrá se realice pre-money mientras que el inversor querrá que sea post-money y que esta valoración sea inferior para obtener más participaciones por el mismo capital. 

¿Te suena el término CAP? ¿No? Es el importe máximo de valoración a la cual el inversor podrá convertir el préstamo en participaciones. Es decir, si el proyecto va como un cohete y consigue una valoración superior al CAP en su siguiente ronda de financiación, el inversor convertirá el capital en participaciones atendiendo al CAP, mientras que si el proyecto no alcanza sus objetivos y la valoración es inferior, se aplicará un descuento sobre la valoración conseguida. Muy recomendable prever cuál será la valoración cuando se acuda a una nueva ronda de inversión para evitar una dilución excesiva.

(5) Es imprescindible determinar cuánto capital se está buscando en la ronda de financiación.

(6) Obviamente, como cualquier préstamo, es preciso determinar el plazo. ¿cuánto tiempo hay para ejecutar la conversión en capital? ¿qué pasa si transcurre este plazo? El plazo más habitual es de entre un año y medio o dos años.

¿Cuáles son las ventajas de hacer una ‘nota convertible’?

Como ya se ha apuntado, al ser una herramienta para obtener financiación, se trata de un mecanismo muy interesante para poder llevar a cabo un proyecto en momentos en los que falta solvencia económica. Sin embargo, es vital enamorar al inversor. A continuación detallamos las tres principales ventajas:

1. Fácil de ejecutar: dinero más ágil. Para suscribir una ‘nota convertible’ y empezar a utilizar el capital vinculado sólo se requiere firmar un contrato sencillo en el que se recojan los elementos claves del préstamo. Optar por los procedimientos más habituales significa realizar muchos trámites, ir al notario, desembolsar capital, etcétera. Para tener disponible el dinero pueden transcurrir meses e, incluso, puede suceder que el inversor finalmente se eche atrás y se rompa el acuerdo. Tiempo perdido. ¡Al inversor le interesará que la startup empiece a generar negocio cuanto antes!

2. Posponer el momento de valorar la startup: adiós a las discrepancias entre las partes para valorar el proyecto. Mediante la ‘nota convertible’ no es necesario fijar la valoración sino que se pueden negociar otros elementos como cuál es el máximo de valoración (CAP) al que se convertirá el dinero del inversor. 

3. Incentivo para los inversores: el objetivo es premiar a los inversores que apostaron por el proyecto cuando el valor de éste era muy inferior. Es habitual que en las ‘notas convertibles’ se incluya una cláusula de descuentos vinculada al tiempo. En otras palabras, según el tiempo en que el dinero del inversor se convierte en participaciones de la startup, como por ejemplo: si pasan 3 meses, el inversor tendrá un descuento sobre la valoración de 3%, si transcurren 6 meses tendrá un descuento de 10%, etcétera. Quien invierte antes, arriesga más. Por lo que al haber arriesgado más, el precio para convertir el dinero en participaciones será más bajo.

Sin lugar a dudas las ‘notas convertibles’ son una fórmula a tener en cuenta para capitalizar las startups en las primeras etapas de maduración. ¿Conoces alguna otra fórmula interesante para invertir en startups y quieres que hablemos sobre ello?

Categorías
Inversión

Quiero invertir en startups por primera vez. ¿Cómo lo hago?

Ante una propuesta tecnológica que nos ha roto todos los esquemas… ¿Quién no ha pensado alguna vez que estábamos ante el nuevo Facebook? Y es que invertir en startups está en auge en nuestro país y, más aún, después de años del boom de Silicon Valley. Cualquier propuesta tecnológica puede acabar convirtiéndose en un éxito y lo sabemos de sobras.

Quizás es el momento de considerar que las startups son la inversión del siglo XXI y una gran alternativa a la posible crisis que vendrá. Así lo comentaba Victor Giné, CEO de Oryon Universal en nuestro blog y que recomiendo encarecidamente su lectura.

¿Qué debería tener en cuenta si quiero invertir por primera vez?

1. Contar con expertos

En la mayoría de ocasiones ocurre que no se dispone de los conocimientos necesarios para lanzarse a invertir, ya que tu actividad profesional puede no estar relacionada con el sector en el que se va a invertir o no te has atrevido hasta el momento. Por lo tanto es muy importante formarse y rodearse de profesionales con experiencia y que entiendan el significado de invertir en startups. Optar por un vehículo de inversión gestionado por una entidad con experiencia contrastada siempre es una buena idea, Oryon Universal ha diseñado diferentes vehículos de inversión, con el respaldo de corporaciones, para invertir de forma segura y eficaz en sectores claves.

La cifra mínima habitual entre inversores o business angels que destinan dinero en una startup es de 10.000 euros, pero se puede empezar con mucho menos, incluso con 100 euros. Cada vez es más habitual iniciarse en el mundo de la inversión en proyectos emprendedores a través de una red de crowdfunding. 

2. Entender la diferencia entre invertir en startups y negocios tradicionales

¿Recuerdas la época dorada de España en la que invertimos en el ladrillo y construimos a un ritmo vertiginoso? Hemos pasado de invertir en sectores como el inmobiliario por su seguridad y rentabilidad a… ¡Dejarnos llevar por iniciativas con mucho potencial y futuro! Aunque puede salir bien o mal. Este es el riesgo real que existe en las startups. Por lo tanto, es primordial entender las diferencias y, sobre todo, que no todo va de números. No sólo estamos invirtiendo en empresas sino que también estamos invirtiendo en capital humano.

3. Valorar correctamente a una startup

Antes de invertir en una startup es necesario conocer el valor de ésta. En las primeras inversiones será complicado entender cómo funciona la valoración de las startups. Seguramente te sonará a chino las valoraciones “pre-money”, “post-money” o conceptos como los múltiplos de EBITDA u otros métodos de valoración. Es crucial definir las condiciones de entrada y salida, ¿qué se va a pedir a cambio y qué se espera conseguir?

4. Visión a medio y largo plazo

En general y salvo excepciones, hasta que una empresa tenga éxito, suelen pasar más de 5 años desde que se fundó. Y más aún si estamos hablando de invertir en las primeras etapas de creación (early stage o seed), por lo que es el momento de mirar a medio – largo plazo y pensar que puede valer la pena. Lo mejor está por llegar.

Es de suma importancia reservar capital para acudir a rondas posteriores, si la inversión inicial queda diluida rápidamente, perderá el beneficio de haber apostado en las primeras fases cuando había mayor riesgo en su inversión.

5. Diversificar

Igual que en los fondos de inversión tradicionales, invertir en startups debe ir acompañado de un plan de diversificación. A más diversificación, menos riesgo. Jamás debería invertirse dinero que sea necesario para el sustento personal: sólo es aconsejable invertir dinero que pueda perderse.

Es interesante invertir en diferentes proyectos, incluso de sectores distintos. Una crisis puede cambiar el panorama global y proyectos que estaban apalancados crezcan de forma súbita y generen mucha rentabilidad de repente (o al revés).

6. Actualidad

Para invertir es imprescindible tomar el pulso de la actualidad durante tu día a día, es decir, saber dónde estamos y hacia dónde vamos. Hace unos años hablábamos del transporte o la venta de productos de segunda mano, como sectores en auge. En cambio, en mayo de 2020, podemos decir que la telemedicina, la educación o la telepresencia, están arrasando. Vivimos en un mundo cambiante y globalizado donde la tecnología está muy presente en cualquier ámbito. ¿Estamos listos?

Categorías
Inversión

3 motivos por los que deberías contar con un business angel

Si tuviéramos que definir la figura del business angel, conocido como inversor angelical, diríamos que es aquella persona física o jurídica que aporta financiación y experiencia a nuevos empresarios con el fin de obtener una ganancia.

Lo que diferencía un business angel de un inversor tradicional o mecenas, es la experiencia y la guía que impregnan al emprendedor. Es decir, aportan tiempo y también una red de negocios y contactos. Consecuentemente invierten sus propios fondos en un proyecto, toman sus propias decisiones y lo más importante: no tienen relación de parentesco o amistad con el emprendedor. El objetivo es una ganancia futura. 

Como curiosidad, la figura de los business angels nació en Estados Unidos con los nombres de Angel Investors o Angels, mientras que hacía referencia a empresarios que apoyaban económicamente las producciones teatrales que se realizaban en Broadway. 

Desde Oryon Universal presentamos 3 motivos por los que deberías contar con un business angel:

1. Quieren involucrarse en el proyecto

Se trata de profesionales que en la mayoría de casos no son simples especuladores que buscan el retorno del capital, sino que se involucran realmente en el proyecto. Inversión, experiencia y ayuda, mucha ayuda. Enriquecerá, literalmente y en todos los ámbitos, tu proyecto.

2. No están escondidos: existen diversas redes de Business Angels en España

Aunque es una figura ampliamente conocida, especialmente en Estados Unidos, existen distintas redes de esta figura tan esencial para los emprendedores. Por ejemplo, puedes encontrarlos en ESBAN (Red Española de Business Angels); AEBAN (Asociación Española de Business Angels); EBAN (European Business Angels Network); así como asociaciones propias de comunidades, como la de Asturias, Madrid, Castilla y León, Cataluña o Galicia.

También existe la Asociación Women Angels for STEAM (WA4STEAM), con las cuales hemos firmado un acuerdo de colaboración para invertir más de 1 millón de euros en los mejores proyectos impulsados por talento femenino y que hacen un trabajo excelente.


3. Invierten en proyectos de alto riesgo

A un business angel le encanta apostar por empresas altamente innovadoras y con potencial. El riesgo es elevado, pero, en caso de resultar un éxito, las ganancias son elevadisimas. Mira el caso de Facebook, Google, Amazon o Linkedin. Un business angel vio en ellas originalidad, diferenciación, un proyecto viable y sobre todo… Atractivo. 

Y es que sus inversiones suelen oscilar entre los 25.000 y los 200.000 euros, aunque estas cifras pueden variar dependiendo del número de inversores o la disponibilidad del capital. Lo más interesante es que no dependen de terceros, invierten su dinero personal y, en consecuencia, toman sus propias decisiones. Un auténtico voto de confianza y compromiso hacia tu proyecto.

Categorías
Inversión

¿Qué debemos tener en cuenta para invertir en una startup?

Las startups son negocios escalables, digitales, con potencial de crecimiento, a pesar que tienen alto grado de riesgo y es que no dejan de ser operaciones de capital riesgo. Es un tipo de inversión cada vez más arraigada entre las nuevas generaciones, aunque quizá aún falte más camino en España que en otros países mucho más avanzados como Estados Unidos, China e Israel. Así definía Victor Giné, CEO de Oryon Universal, la situación en una antigua publicación de nuestro blog: la inversión del siglo XXI, la gran alternativa a la crisis.

En Oryon Universal nos implicamos con las corporaciones, los inversores, las startups y les ayudamos a ir un paso más allá. Ignacio Guasch, Scouting, Mentoring & Institutional Relations de Oryon Universal, detalla lo que debemos tener en cuenta para invertir en una startup:

1. Modelos de negocio validados o ideas disruptivas

En nuestra organización nos fijamos en startups que tengan un modelo de negocio validado con los primeros clientes y que hayan desarrollado ventajas competitivas sostenibles. 

También valoramos ideas disruptivas que puedan convertirse en un negocio competitivo con valores diferenciales. Este es el caso de KBOX Sales Tools, basada en el diseño, desarrollo e implementación de sistemas de Inteligencia de Ventas en las empresas, con el objetivo de convertir los datos en visión y conocimiento comercial. O por ejemplo Abogados para tus Deudas, profesionales expertos en la Ley de La segunda Oportunidad, derecho bancario y cancelación de deudas; y, finalmente, Meeting Campus, formación online acreditada en salud. 

2. Métricas o mucho potencial

Básicamente nos fijamos en los indicadores clave de una startup. Entre ellos los usuarios registrados, las descargas de una aplicación en concreto, los clientes que han probado el producto, los clientes activos y el índice de repetición.

En primer lugar deben reflejar un crecimiento sostenido y suficiente durante los últimos meses o un potencial de negocio amplio con un mercado atractivo. Queremos invertir en modelos de negocio que se benefician de la transformación digital de las diferentes industrias. 

3. Buenos equipos 

El equipo es la clave del éxito de un proyecto. Ya lo comentaba Joan Albà, Corporate Relations & Mentoring & Partner Oryon Universal, en una antigua publicación: “es muy importante que el equipo de una startup esté formado por perfiles distintos y que a la vez puedan complementarse”.

Por ello valoramos no solo el proyecto sino a los fundadores y trabajadores clave. Nos importa, y mucho, el talento y también las buenas personas. Recientemente hemos firmado un acuerdo de colaboración con las socias de la Asociación Women Angels for STEAM (WA4STEAM), para invertir más de 1 millón de euros en los mejores proyectos impulsados por talento femenino. Creemos en el factor humano.

4. Visión global

Invertimos en empresas que incorporen en su visión voluntad de crecimiento y de desarrollo exponencial. Con tecnologías escalables de alcance global. Nos gusta la frase “de Barcelona al mundo y del mundo a Barcelona”.

5. Espíritu innovador

Invertimos en startups y en empresas que están desarrollando nuevos mercados, tecnologías o modelos de negocio disruptivos. Últimamente nos estamos fijando en modelos de negocio colaborativos que operan en red, nuevos mercados para dispositivos médicos alrededor de la medicina conectada con el uso del del internet de las cosas, conocido como IoT.

Categorías
Destacados Inversión

Startups, la inversión del siglo XXI, la gran alternativa a la crisis

Llevamos años y muchas generaciones con una cultura de inversión muy arraigada al sector inmobiliario, invirtiendo en el llamado “tocho” o “toxu”. Son activos inmuebles que generan seguridad por su tangibilidad, su revalorización (cada vez menor) y su rentabilidad en su explotación. Un tipo de inversión que genera confianza y que culturalmente nos han enseñado e inculcado que uno normalmente gana, es seguro. Invertir en un piso era una prioridad generacional.

Era o es para muchos un tema cultural sí, un tipo de inversión de las muchas que existen, que por confianza y “conocimiento”, muchos se atreven a ejecutar. Según en qué generaciones es muy complicado salir de este tipo de operaciones y abrir la mente a otro tipo de inversiones. Pero “this is Spain, not the real market”.

Desde mi punto de vista, una de las inversiones más atractivas que viene en esta nueva época o generación, etapa, generación digital, con crisis o sin crisis, es el sector Internet o digital, el sector “startupero”. Cuando hablo de oportunidades incluso en épocas de crisis, hago referencia en que en toda crisis surgen oportunidades de negocio, nichos de mercado que cubren necesidades y más cuando hablamos de Internet donde todo es posible.

En nuestro caso, desde Oryon Universal, proyectos como Abogados para tus deudas (ley de segunda oportunidad) o Meeting Campus (formaciones y congresos de médicos online) son oportunidades enormes ante la crisis que se avecina. Su potencial crecimiento está siendo espectacular.

inversión en startups

Las startups son negocios escalables, digitales, con potencial de crecimiento, a pesar que tienen alto grado de riesgo y es que no dejan de ser operaciones de capital riesgo. Es un tipo de inversión cada vez más arraigada entre las nuevas generaciones, culturalmente ya lo estamos implantando, aunque quizá aún falte más camino en España que en otros países mucho más avanzados como Estados Unidos, China e Israel.

“Inversores inmobiliarios que descubren la gran oportunidad de invertir en startups”

Cada vez más inversores sin conocimiento del sector digital se animan a diversificar en este sector. Los motivos son varios:

  • – El primero, aprender del sector desconocido.
  • – El segundo, diversificar y buscar la escalabilidad y gran tracción con alguna de las invertidas.
  • – El tercero, ayudar a jóvenes emprendedores, buscando alternativas de inversión con alta escalabilidad.

Empezamos a ver los “primeros pinitos” con personas que nunca habían invertido en este sector.

A pesar de ello, considero que, para realizar una inversión diversificada, es muy importante el asesoramiento de una gestora o ente profesional. La clave del éxito es la diversificación y ha de ser una diversificación en varias operaciones bien seleccionadas y filtradas.

“El capital riesgo, el arte de saber invertir en startups diversificando de manera adecuada”

Es de vital importancia conocer este sector, conocer las fórmulas de diversificación (clave en este sector) a la hora de invertir capital. Diversificar en muchas operaciones ante el alto grado de fracaso en las startups.

Invertir en varias operaciones para traccionar mucho en algunas pocas. Y es que de cada 10 operaciones 2 traccionan, 4 se estancan y 4 fracasan. Encontrar las que traccionan fuerte es lo que todo inversor busca, lo que pocos encuentran.

“Nuestro método, el factor diferencial”

Nuestro método es realizar un scouting y captación de talento en fases tempranas, acompañando en la ejecución del proyecto al emprendedor y conectando la startups con medianas y grandes corporaciones (nuestro partner estratégico que aporta mercado). Tras un exhaustivo “scouting” de emprendedores/startups, filtramos proyectos con alta escalabilidad y potencial (siempre con acuerdos estratégicos con medianas y grandes corporaciones que co-invierten con nosotros).

Buscamos emprendedores con talento, más que ideas perfectas. Tras encontrar un buen equipo con una gran idea, financiamos, acompañamos e impulsamos a la startup en todos los procesos de maduración y con una acompañamiento permanente en su ejecución.

También creamos startups para corporaciones a medida, desde cero, tras identificar una vertical o necesidad.

“Las corporaciones aportan mercado, las startups ideas”

Las corporaciones también tienen una necesidad absoluta de reinventarse, de digitalizarse, de ser competitivas y adaptarse a las nuevas tendencias y tecnologías. Y es que estamos ante constantes cambios tecnológicos, sociales y culturales. Lo vemos en estos momentos con la crisis del coronavirus. Empresas que se adaptan, que se reinventan. Unas cierran y otras se están haciendo millonarias. ¡Vaya paradigma!

“El capital riesgo, el arte de saber invertir en startups diversificando de manera adecuada”

Por medio de nuestros 3 fondos de inversión (Oryon Revolución 4.0, Oryon Health, Oryon Sostenibility RSC) tratamos de diversificar inversiones en startups con potencial, pero nuestros ratios de éxito varían de manera sustancial con la co-inversión con la mediana y gran corporación. Muchas de las startups que se estancan son adquiridas por las corporaciones, entrando en el consolidado corporativo, realizando una venta estratégica. Las startups que traccionan fuerte pueden ser vendidas a corporaciones o fondos de inversión con mayor potencial. Son éstas las que nos generan la rentabilidad atractiva del fondo.

Oryon Universal edificio

Oryon Universal, tu vehículo para invertir y diversficar en startups

Animamos a todos los que quieran unirse a nuestro ecosistema de inversión, que busquen una gestora profesional de inversión, que comiencen a diversificar en operaciones filtradas, a buen precio y con alto potencial de escalabilidad. Viene una nueva época digital, con un nuevo concepto de empresa y con una fuerte cultura emprendedora, tenemos que adaptarnos a lo que hoy YA es el futuro.