Fondos ENISA e IFEM. Coinversión y capital riesgo público bajo condición de tener otros financiadores

Además de la financiación privada de los inversores que acuden a las rondas de financiación, el emprendedor que busca capital riesgo tiene otras fuentes de recursos, y son de carácter público. A grandes rasgos, se enmarcan en préstamos de la Unión Europea bajo el paraguas de los Fondos Next Generation, que se canalizan a través del Estado, y que son fondos comunitarios para diversas iniciativas, y entre éstas, el promover nuevas startups. Hablamos de los llamados Fondos ENISA para emprendedores, o de los IFEM Innovación que da, por ejemplo, el Institut Català de Finances. 

El Gobierno español, vehicula y presta los fondos ENISA a través de la empresa pública ENISA, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Pero, ¿sabías que en la mayoría de los casos, se otorgan sólo si tienes asegurados otros inversores adicionales? Esa es una particularidad que el impulsor de una startup debe tener claro para no pensar incondicionalmente que el dinero fácil de las instituciones llegará sin más a su empresa.

En ambos casos, nos centramos en sus fondos de coinversión, es decir, cuando las instituciones públicas no son incondicionalmente los únicos inversores. Sin ir más lejos, el IFEM Innovación, exige que la solicitud se realice a través de una red de business angels o aceleradoras, venture builders, pledge funds, entidades de capital riesgo no participadas por el ICF y sociedades de responsabilidad limitada o anónimas que sirvan de instrumento de inversión para inversores e inversoras.

En sus tres modalidades, los fondos ENISA no se dan habitualmente a fondo perdido. Se tienen que devolver. Como esgrime un emprendedor consultado por Oryon Universal y que solicitó y obtuvo este mismo fondo, «la gracia de este préstamo no es tanto el tipo de interés, que está en los niveles de un interés de mercado, del orden 4 a 5%, es que no tiene aval en sentido de precisar a un avalista en persona. Se podría decir que es un préstamo «sin riego».  El riesgo lo asume la Unión Europea y no los socios inversores. Esa es su principal ventaja”. 

Sin embargo, cabe matizar que, para obtenerlo, los donantes piden que efectivamente la startup tenga otra parte de financiación de la ronda ya asegurada. “Sería esto el aval en sí, pero nunca me vendrán a llamar a la puerta”. O sea, que los ´señores de negro’ de la Comisión Europea no vendrán a pedirte cuentas. Hay tres líneas de ayudas con este fondo».

Líneas de financiación

  1. Fondo ENISA Jóvenes Emprendedores. Aplicable a menores de 40 años. 50% capital privado. Importe mínimo: 25.000 euros. Importe máximo: 75.000 euros

  2. Fondo ENISA Emprendedores. Fondos propios equivalentes, como mínimo, a la cuantía del préstamo público. Importe mínimo: 25.000 euros. Importe máximo: 300.000 euros.

  3. Fondo ENISA Crecimiento. Fondos propios equivalentes, como mínimo, a la cuantía del préstamo. Auditoría externa de los estados financieros del último año si el préstamo excede los 300.000 euros. Importe mínimo: 25.000 euros. Importe máximo: 1.500.000 euros.

En lo que se refiere a las relaciones del emprendedor con los requerimientos administrativos de la Administración cuando tiene que dar estos fondos a los solicitantes, ya no hablamos de la Due DIlligence propiamente dicha, y de la que hablamos en un post anterior, sinó propiamente de comprobación exhaustiva de documentación. Cuando este emprendedor acude en busca de recursos públicos (ENISA, Horizonte 2020…), “en ocasiones no se le han dado fondos a un solicitante porque no tenía actas recogidas de las Juntas de Socios, o porque no tienen el Plan Financiero auditado”, razona Pau Martí, manager del Área legal y Fundraising de Oryon Universal.

98,5 millones en ayudas para 2023

Los recursos del Estado a través de ENISA ya tienen, a estas alturas, sus destinatarios concertados. Hay que recordar que el Gobierno español aprobó en su Consejo de ministros del 3 de mayo las líneas ENISA 2023, con importes por 98,5 millones de euros para el apoyo al emprendimiento innovador, la creación y crecimiento de pymes y startups a través de los préstamos participativos de ENISA. Estas tres líneas de financiación están destinadas a dar cobertura a 470 proyectos empresariales, iniciativas que suman una inversión inducida de más de 170,4 millones de euros.

En 2022 el número de préstamos aprobados por ENISA ascendió a un total 642 operaciones lo que representa (un 14,6 % más que en 2021), por un importe de más de 105,5 millones de euros (13,6 % más que en 2021), convirtiéndose así, en la mayor inversión anual de su historia.

Aportes del Institut Català de Finances: IFEM innovación

Hay otras fórmulas de acceder a dinero público para emprendimientos, de la mano de instituciones autonómicas como el ICF (Institut Català de Finances). El ICF actúa como especie de banco público de la Generalitat de Catalunya y dispone de un amplio abanico de instrumentos financieros para ayudar a los emprendedores ya sea vía préstamos, avales o capital riesgo. Uno de sus préstamos participativos es el ya mencionado IFEM Innovación,  

Tiene características de coinversión similares a las de ENISA, y en el que la inversión máxima por parte de IFEM no puede superar la suma de las aportaciones en capital de los inversores privados. Se trata de importes entre 30.000 y 200.000 euros por participación. El IFEM podrá aumentar el importe invertido (follow-on) hasta 200.000 euros adicionales con las mismas condiciones en las siguientes rondas.

Si eres emprendedor/a desde Oryon Universal, te asesoramos en base a la experiencia de nuestros expertos en todas las áreas de desarrollo de negocio que quieras reforzar, así como en el conocimiento de ayudas o medios que puedas necesitar para llevar tu negocio al siguiente nivel, ¡contáctanos!

También te puede interesar...