Categorías
Startup

Manual optimista de una startup para la «nueva normalidad»

Las oportunidades grandes nacen de haber sabido aprovechar las pequeñas. Este lema define a la perfección nuestra convicción y trayectoria. Y es que un emprendedor o emprendedora ve oportunidades allá donde otros solo ven problemas. Por este motivo y, antes de que termine el verano, nos hemos propuesto recopilar un manual optimista dirigido a startups para esta «nueva normalidad». ¿Empezamos?

El covid nos ha ayudado a acelerar los procesos de digitalización y a estar más comunicados entre nosotros

La propagación del coronavirus alrededor del mundo ha provocado que la digitalización haya avanzado un lustro en el confinamiento, según los expertos. Además, añaden que “tal vez nunca sepamos cuántas vidas, trabajos o empresas se han salvado gracias a la conectividad y la tecnología”. Y así lo contamos en junio en Oryon Universal: la digitalización de las empresas y lo que ocurre cuando te quedas atrás. Por lo tanto, estamos ante la oportunidad ideal para impulsar nuestra startup, mediante la última tecnología presente. Incluso, podremos contar con un público objetivo más amplio: la tecnología ya no es una barrera.

Durante los próximos años nacerán nuevas startups, vinculadas a gente que ha perdido su empleo

Ya lo contamos anteriormente, pero entre 2007 y 2009 ocurrió algo similar, nacieron más de 50 startups que hoy son grandes unicornios. Podríamos decir que la historia se repite, pero siempre mirando el lado bueno de las cosas. Mira la crisis financiera de 2008, que fue el punto de partida de las startups que cambiaron las reglas del juego

No obstante, cuando todo iba a peor el 2008, algunos emprendedores ante una crisis que nos llegó por sorpresa, fundaron algunas de las compañías más importantes que conocemos. ¿Acaso nos podemos imaginar sin Whatsapp? Otros ejemplos parecidos son Uber, Airbnb, Instagram, Spotify o Slack

«Cuando todo iba a peor el 2008, algunos emprendedores fundaron algunas de las compañías más importantes que conocemos»

Oportunidades en salud, educación, ocio y entretenimiento

Los sectores que actualmente están despertando un mayor interés son los que apuestan por la digitalización y tienen potencial de escalabilidad: telemedicina, e-health, educación, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales. Donde una puerta se cierra, otra se abre.

El criterio de la sostenibilidad: en el punto de mira

Ahora, más que nunca, es el momento de las startups sostenibles que generan impacto social o ambiental. Proteger el medioambiente y fomentar la inclusión social son las metas de los cada vez más numerosos proyectos innovadores que apuestan por la sostenibilidad. 

Al fin y al cabo, cada vez estamos más concienciados de la necesidad de proteger todo lo que nos rodea, y las ideas sostenibles creadas aquí están poniendo su granito de arena para hacer del planeta un lugar mejor para todos. Por lo tanto, podríamos considerar que este criterio está en el punto de mira de las startups, corporaciones y de los inversores.

«Proteger el medioambiente y fomentar la inclusión social son las metas a seguir»

Impacto social y equilibrio de género

Llegan tiempos de inversión de impacto, sobre todo de impacto social, donde las mujeres tienen mucha presencia. Así lo comentaba Genoveva Ortiz, cofundadora de WA4STEAM en una entrevista a nuestro canal de youtube. Y este es el objetivo de las startups que se están creando: que sean rentables, con un impacto ambiental mínimo y que permitan a los trabajadores conciliar.

Equilibro de género entre los miembros del equipo fundador

Estamos ante una generación de mujeres emprendedoras con capacidad de asumir riesgos, voluntad de superación y gran potencial. Las tasas de emprendimiento femenino siguen una tendencia imparable a la alza y somos optimistas en este aspecto. Asimismo, desde Oryon Universal hemos contribuido a ello con nuestra alianza con WA4STEAM, para invertir más de 1 millón de euros en proyectos disruptivos liderados por mujeres. 

Unión entre emprendedores, startups, corporaciones e inversores.

¿Sabías que el 60% de las startups que tienen detrás una gran corporación tienen más probabilidad de que su facturación se multiplique por tres? Creemos en las sinergias entre estos actores y hemos creado el ecosistema perfecto para ello, que te invitamos a conocer aquí. Esta tendencia ya no es de futuro, si no que la tenemos delante y es hora de ir a por ella.

«Las tasas de emprendimiento femenino siguen una tendencia imparable»

¿Añadirías otra razón para sacar tu lado optimista en esta nueva normalidad? ¡Compártelo con nosotros!

Categorías
Inversión

Todo lo que deberías saber si quieres invertir por primera vez en el mundo post-covid

Que la pandemia del coronavirus ha cambiado nuestras prioridades, no es ninguna novedad. Sin embargo, por muy paradójico que parezca, ha abierto nuevos mercados y nuevos horizontes. Llevamos años y muchas generaciones invirtiendo en una cultura de inversión muy arraigada al sector inmobiliario, ya que invertir en un piso era una prioridad generacional, tal como comenta Victor Giné, CEO de Oryon Universal. 

No obstante, desde Oryon Universal creemos que una de las inversiones más atractivas que viene en esta nueva época post-covid, es el sector Internet o digital, el sector “startupero”. Pero, en el caso de querer invertir por primera vez en el mundo post-covid, ¿qué debería tener en cuenta?

«Llevamos años y muchas generaciones invirtiendo en una cultura de inversión muy arraigada al sector inmobiliario»

La volatilidad

Sí, este entorno incierto y constante, el confinamiento y los últimos casos de rebrote invitan a ser precavido, especialmente si eres un inversor que está empezando. Y es que podemos llegar a tener pérdidas muy grandes de las que nos podemos arrepentir, y mucho. Debemos ser conscientes de la situación. 

Conocer el sector

Nadie tiene un dominio absoluto y profundo de todos los sectores. Pero, ¿sabes lo mejor? Tenemos la oportunidad perfecta para aprender todos los entresijos de un sector en concreto y apasionante. Nunca había sido tan fácil. Asimismo, el conocimiento y la formación han sido uno de los aspectos más positivos del confinamiento que hemos vivido en España estos últimos meses. Grandes corporaciones, fondos de inversión, business angels y startups han participado en webinars o cursos online para contar los entresijos de su compañía o actividad laboral. 

«Tenemos la oportunidad perfecta para aprender todos los entresijos de un sector en concreto y apasionante»

Rodearse de expertos

A parte de la formación y disponer de una base teórica sólida, aspecto vital para aprender a invertir, es muy importante conocer los aspectos legales, que hemos comentado en más de una ocasión en Oryon Universal. Y, evidentemente, lo más importante: rodearte de expertos. Que se mojen contigo, que den la cara y que co-inviertan conjuntamente. Existe un talento emprendedor que merece más confianza que nunca. Y ahora es el momento.

«Existe un talento emprendedor que merece más confianza que nunca»

Paciencia

Los procesos de inversión no son fáciles y, a menudo, suelen demorarse durante semanas e incluso meses. Estamos hablando de cantidades elevadas. Si la startup te ha suscitado interés es muy común que presentes un Term Sheet, documento que pretende fijar los términos mínimos de la relación que se generará con la inversión. Puedes consultar más detalles aquí. La constancia es básica. De ahí a que lo aconsejable sea establecer una hoja de ruta con unos objetivos concretos. 

¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

Evidentemente, como en la mayoría de las corporaciones, pymes y startups, los planes de negocios no se cumplirán y se reformularán sobre la marcha, con mayor o menor fortuna. Esto debemos tenerlo en cuenta. Por este motivo la mayoría de inversores se fijarán en el área de retención de clientes habituales. ¿Se quedarán con nosotros o estamos ante una compañía volátil? Asimismo, el mercado recompensará aquellas empresas que tomen decisiones de manera rápida y flexible. Y está en tus manos impulsarlas.

Categorías
Startup

Todo lo que no te han contado sobre las startups y las medidas de mitigación del coronavirus

Después de meses luchando contra el coronavirus y las lecciones positivas (y negativas) que hemos sacado de él, ahora es el momento de valorar la afectación que ha tenido el virus en las startups. Y lo haré con un estudio que ha marcado tendencia: COVID-19 mitigation measures by start-ups – international edition. ¿Cómo ha sido para las startups ver que las inversiones paraban, así como también el volumen de facturación? Reinvención, cambio de modelo de negocio y mucha, mucha imaginación. Lo detallo a continuación.

Cuando los ingresos disminuyen de golpe

Según el estudio comentado anteriormente, el 35% de las startups europeas vieron disminuir sus ingresos en más del 25%. Respecto a los ingresos anuales, desean que sean al menos del 25% según los planes financieros y de negocio. Lo que es realmente preocupante.

 «El 35% de las startups europeas vieron disminuir sus ingresos en más del 25»

Los equipos de venta y marketing, los más afectados

¿Y qué ha ocurrido con los trabajadores de las startups? La primera conclusión es que casi la mitad de las startups han congelado la contratación y el 28% restante lo ha retrasado hasta después del verano. Los equipos de ventas y marketing han sido los más afectados por los despidos, mientras que los equipos de servicio al cliente estuvieron entre los menos afectados. Además, el 20% de las startups ha dejado de anunciarse en línea y ha recortado presupuesto en este ámbito. Principalmente en Google, Facebook y Linkedin. No obstante, Youtube, Instagram y Twitter no han disminuido.

Respecto al coste del personal, casi la mitad han reducido los salarios en más del 15%, aunque una parte de ellos lo ha hecho en la alta gerencia. Una diferencia abismal respecto a la crisis financiera de 2008, ya que los trabajadores con menos responsabilidad y que acaban de empezar en las compañías fueron los más afectados.

«Casi la mitad de las startups han reducido los salarios en más del 15%«

El teletrabajo: ¿ha llegado para quedarse?

Respecto a la apuesta por el teletrabajo, la mitad de las compañías ha renegociado con éxito el alquiler de su espacio de trabajo o está en proceso y más del 60% ha solicitado subvenciones al gobierno para los próximos meses.

Según las últimas tendencias, pocos se deshacen de las oficinas por completo, sin embargo, muchos aumentarán el porcentaje del equipo que trabaja de forma remota y reducirán el gasto de oficina. Asimismo, y lo que es más sorprendente del informe, es que pocos dejarán de volar por trabajo, y más de un tercio querrá reanudar los vuelos tan pronto como lo permita la orientación del gobierno.

Si quieres comparar esta situación con la crisis financiera de 2008, no te pierdas el punto de partida de las startups que cambiaron las reglas del juego. Respecto a la inversión en startups en España lo tenemos claro: ¿dónde estamos y hacia dónde vamos?

Categorías
Innovación

La digitalización de las empresas y lo que ocurre cuando te quedas atrás

Que el coronavirus está suponiendo un punto de inflexión y un desafío en el ámbito profesional, no es ninguna novedad. ¿A caso no ha sido el artífice de un año que marcará un antes y después? ¿Un año que ha puesto a prueba las compañías para saber si estaban listas para teletrabajar y si la digitalización era una prioridad para ellas? ¿De saber si en realidad confiamos en los trabajadores? 

En definitiva, a lo que vamos, si es verdad que las corporaciones promueven que los miembros de una organización puedan conciliar la vida personal con la profesional y que no exista el síndrome de la silla caliente o presentismo laboral. Estamos ante un cambio paradigmático en nuestra forma de trabajar, relacionarnos y sobre todo comunicarnos. Estamos ante el momento ideal para avanzar hasta una completa digitalización, desde los más jóvenes, nativos digitales desde los primeros meses de vida, hasta los mayores, que con mayor o menor fortuna, han sido introducidos en la comunicación digital. Y tiene mérito.

Cuando te has quedado atrás con la digitalización: el caso de Primark

Con la propagación del coronavirus, las compañías basadas en la moda y el retail han visto bajar las persianas de sus establecimientos y caer sus ventas hasta límites que jamás hubieran podido sospechar. El comercio online ha sido el único canal capaz de sobrevivir, aunque lejos de sus números habituales. Ante un confinamiento de semanas por parte de la población, el ocio, las manualidades y la comida, han ido por delante. ¿Quién gastará dinero en ropa y calzado si no puede salir? ¿Cuántos de los que estamos leyendo este artículo hemos gastado un céntimo en ropa para primavera, si apenas la hemos podido gozar? 

«El ocio, las manualidades y la comida han ido por delante en la etapa de confinamiento»

No obstante, compañías como Zara, El Corte Inglés y Mango han seguido con su actividad a través de su canal digital, evidentemente sin los beneficios de años atrás, pero que han sobrellevado la situación como han podido. Sin embargo, hay compañías que pese a gozar de gran popularidad en sus tiendas físicas se han quedado atrás. Este es el caso de Primark.

La cadena de ropa irlandesa, que tenía previsto abrir macrotiendas en España en abril, ha visto disminuir a cero sus ventas desde que se decretó el estado de alarma a mediados de marzo. En aquellos momentos, disponía y dispone de un catálogo online en el que podemos ver parte de su colección, tal como comenta Trendencias, pero que nos dirige a descubrir cuáles son los productos en sus establecimientos y que, evidentemente, estaban cerrados. Y, ¿ahora qué?

Somos conscientes que regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino. Y tenemos que pensar en posibles brotes, como el que señalan los expertos españoles y que puede tener lugar en octubre, con su pico en Navidad. 

«Regresar a los números pre-coronavirus ante la fase de desconfinamiento será un largo y duro camino»

Existen motivos más que suficientes para apostar por la digitalización. Ya sea por impedimentos del coronavirus (que nos ha dado una auténtica lección) o por ahorrar costes, mejorar la relación entre empleados y satisfacer a nuestros consumidores. Tenemos deberes para avanzar en la digitalización permanente de los negocios, especialmente en las pymes y autónomos. Y, sobre todo, en grandes compañías como Primark. La ropa y complementos low-cost, dirigidos a un ámplio sector de la población, son y serán imprescindibles. 

Sectores como la telemedicina, e-health, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales son temáticas donde claramente hemos decidido invertir desde Oryon Universal. Ahora es el momento para ir más allá, apostar por la digitalización, ya que no sirve ninguna excusa. Además, tenemos ante nuestras manos los recursos necesarios (e inimaginables) para llevarlo a cabo. 

Categorías
Oryon Universal

El coronavirus, la reafirmación de la nueva revolución digital

El coronavirus ha significado sin duda una aceleración de algo que ya sabíamos, los negocios digitales y tecnológicos han venido para quedarse, pisando fuerte. Cada vez tendrán más presencia y se van a potenciar aún más con la pandemia. Las nuevas generaciones tendrán una nueva manera de relacionarse, de trabajar, de incorporar la tecnología en sus vidas y sus rutinas.

La resistencia al cambio, nuestra concepción cultural y otros factores varios quizá hayan ocasionado que en estos últimos años el impacto tecnológico haya entrado con menor fuerza en ciertos temas o sectores donde ahora son y se convierten en vitales.

En mi caso personal, me encuentro ante oportunidades de digitalización de mi trabajo antes impensables por mis propios clientes. Aquello que era inviable, ahora es necesario. ¿Dar un conferencia por ZOOM delante de 90 personas con un banco importante? ¿Organizar un foro de inversión de manera digital? En mi caso profesional es la primera vez que me encuentro ante esta tesitura. Te das cuenta que nada es imposible, que la resistencia al cambio siempre juega un papel fundamental, hasta que la realidad supera la ficción.

Una pandemia a nivel mundial nos obliga a reinventarnos, a convivir con nuevas maneras de relacionarnos o de trabajar en equipo. En realidad, si lo pensamos, no es nada nuevo. Siempre como sociedad evolucionamos, aparecen nuevas formas de relacionarnos, de trabajar o de comunicarnos. Quizá estamos ante una nueva revolución digital que puede significar una nueva era.

Antes vivíamos y trabajábamos sin email, nos relacionábamos o comunicábamos sin móviles, escribíamos con máquinas de escribir, no existían redes sociales ni whatsapps. Quizá era todo más personal, más lento, más real, pero menos digital y efectivo. Siempre ha habido mucha resistencia al cambio. Ahora el cambio es necesario y toda resistencia es un atraso que te deja fuera de mercado. Hemos vivido un cambio transversal social donde, desde un móvil que forma parte de nosotros como una extensión de nuestro ser, somos capaces de trabajar, comunicarnos, relacionarnos en todos los aspectos, adquirir cualquier producto y todo desde un sofá. Inmediatez, accesibilidad y un mundo a descubrir por medio de un aparato sin el cual no sabemos vivir. Entramos en una reflexión sobre el modelo de relaciones que viene en el futuro, aunque quizá sea otro debate que nos daría para toda una buena reflexión.

Entramos en una nueva revolución digital y social donde los negocios digitales se ven favorecidos: los negocios tecnológicos, proyectos relacionados con telecomunicaciones, teletrabajo, logística relacionada con comercio digital, vídeo, dispositivos, ciberseguridad, soluciones en la nube. El sector digital aporta el 42,3% de los puestos demandados en España; es un dato muy clarificador de lo que vendrá.

Desde nuestra compañía, Oryon Universal, hemos invertido en startups que apuestan claramente por la digitalización y con potencial de escalabilidad. Sectores como la telemedicina, e-health, entretenimiento, tecnología aplicada a corporaciones logísticas o industriales son temáticas donde claramente hemos decidido diversificar. Con más de 14 invertidas, nuestra apuesta es diversificada, desde un plataforma de generación de contenido gratuito audiovisual a nivel mundial con más de 4 millones de usuarios, a un sistema mediante plataforma de generación de congresos de médicos/formaciones digital con las grandes Pharmas.  Me gustaría destacar la startup “Abogados para tus deudas”, que entra en el panorama de la “ley de la segunda oportunidad”, y más en estos complejos momentos económicos.

La relación entre mediana-gran corporación y la digitalización mediante nuevos modelos de negocio (startups) -emprendedor, cada vez es más necesaria. Unir mercado solvente pero poco ágil (corporaciones) con talento y agilidad (startups) es muy interesante, además que necesario.

Las startups entran en una nueva era de mercado, una nueva oportunidad de negocio donde van a ser necesarias e imprescindibles para dar respuesta al cambio social, cultural y de mercado que ya estamos divisando. Empezamos a ver que el capital riesgo va a empezar a consagrarse en nuestro país como en otros países ya visionaron hace 10 años, los cuales ya son un referente con grandes gigantes tecnológicos. El concepto renovarse o morir ya no nos sirve, el nuevo concepto es visionar y crear, analizar las tendencias y estar a la última por sectores. La innovación disruptiva ya está aquí, y se ha de incorporar en nuestro ADN profesional y cultural. 

Deberíamos empujar a construir un país más digital, con más apuesta por el talento emprendedor. Un país no tan politizado, y volcarnos por reforzar a los auténticos protagonistas de nuestro futuro económico como país, los empresarios y emprendedores. Los empresarios hemos de volcarnos con los emprendedores. Tenemos la obligación moral y social de ayudarnos, de ayudarles, potenciales. Nuestros hijos han de evolucionar hacia un mundo digital, con cultura emprendedora, donde se creen oportunidades cuando se cierren puertas, donde la innovación sea la piedra angular de la generación de futuro.

Categorías
Startup

4 lecciones positivas para startups en tiempos de coronavirus

Que las startups son uno de los sectores más afectados por la crisis del coronavirus y el confinamiento de la población, no es ninguna novedad. Principalmente porque las inversiones han frenado en seco y parece que tardarán meses en recuperarse. Es más, el 20% de emprendedores cree que su proyecto no sobrevivirá si se alarga el estado de alarma, según los últimos estudios. Se trata de compañías que invierten gran parte de sus ganancias en crecer y disponen de poca liquidez.

Sectores como el turismo, las experiencias, los eventos o la movilidad han salido perjudicados, mientras que la telemedicina, educación, fintech, realidad virtual o telepresencia han salido más que reforzados. Incluso con más usuarios y ventas.

En Oryon Universal nos gusta ver el lado positivo de las cosas, siempre que sea posible. Creemos que de una crisis podemos sacar lecciones y, con suerte, reinventarnos. Por este motivo presentamos 4 lecciones positivas para startups en tiempos de coronavirus:

1. Acciones orientadas a generar un impacto positivo durante la crisis, generar marca y responsabilidad social ante un frente común

La mayoría de startups o unicornios no habían prestado, anteriormente, servicios en el sector público, como por ejemplo Cabify, Glovo o Badi. En estos momentos han encontrado formas creativas para estar al lado de los más afectados, como por ejemplo trasladar enfermos al hospital, transportar medicamentos o comida en hogares. O, incluso, en el caso de Badi, reservar 400 habitaciones libres en Barcelona para profesionales del sector sanitario que llegaban a la ciudad para ayudar a combatir el coronavirus.

También ha sido habitual en las startups ofrecer conocimientos gratuitos, eliminando cualquier barrera de pago. Podemos encontrar startups como la catalana Copernic, que es una plataforma de gestión de proyectos y desde el inicio de la pandemia ha ofrecido contenidos gratuitos a clientes. O Polaroo, que ha puesto a disposición de todos los consumidores, autónomos y pymes todos sus servicios de manera gratuita. Su labor: optimizar y unificar los gastos recurrentes de servicios como electricidad, gas, agua o internet.

Asimismo, lo vemos ejemplificado en los webinars, contenido formativo en formato vídeo que se imparte a través de internet, que ha permitido demostrar su experiencia y a la vez reforzar su marca. Ha ocurrido con Happy Force, startup que permite la medición continua y anónima del clima de tu empresa y, en tiempo real. Primordial para estos días. Se han lanzado a ofrecer webinars sobre la transición al teletrabajo, apoyado en un espacio colaborativo para compartir consejos, soluciones y buenas prácticas.  

2. El teletrabajo ha llegado para quedarse

Que una parte de las grandes corporaciones no estaba preparada para afrontar el teletrabajo de sus trabajadores es un hecho constatable y que ha permitido aprender de ello sobre la marcha. Si nos volvemos a encontrar con un rebrote del coronavirus, estaremos más preparados, con planificación y protocolo a seguir. Así lo comentaba en un artículo de Expansión la periodista Montse Mateos: “Trabajar en remoto no es ajeno para los miles de profesionales de grandes compañías, pero éstas se enfrentan a un desafío insólito: gestionar a toda su plantilla en remoto, confinada en sus casas y por tiempo incierto”.

No es el caso, en cambio, de las startups. La mayoría de ellas ya apostaban por el teletrabajo y era habitual conectarse en remoto con los compañeros. Por lo tanto, han podido seguir con el día a día. Lo más preocupante, para ellas, es evidentemente la paralización de las inversiones. No obstante, programadores, diseñadores, ‘marketianos’ o fundadores siguen al pie del cañón. La creatividad no tiene límites, así como tampoco coger aire y reorganizarse. 

3. Transformación digital de la sociedad

La población de más edad y senior se ha digitalizado a marchas forzadas debido a la situación excepcional. Utilizar programas de videollamada, asistencia a formaciones online o tutoriales es cada vez más habitual. Es un público que las startups deberán tener en cuenta y, que en la mayoría de casos, abrirán nuevos horizontes.

Lo comentaba Pau Martí, Legal Manager & Fundraising Oryon Universal, en una publicación sobre la oportunidad que suponía el COVID-19 para el sector legal y la transformación digital. Casos de éxito como Milcontratos.com, para la automatización de contratos, o, incluso, servicios legales online para la población que lo requiere, a través de Abogados para tus deudas, lo avalan. 

Otra iniciativa muy interesante es la de Oriol Segarra, que junto a un equipo ha presentado Subimos Persianas, una plataforma sin ánimo de lucro donde los negocios sin presencia online pueden seguir generando algunas ventas en estos meses difíciles. 

4. Reinventarse y dejar volar la imaginación

Durante estos días escuchamos en los medios de comunicación que estamos ante una crisis que podría ser peor que la de 2008. En Oryon Universal nos gusta hablar de reinvención y adaptarnos a las circunstancias.

Un claro ejemplo es Nannify, que era una app nacida el 2018 que conectaba a “canguros” con familias. Actualmente está experimentando un enorme boom en pleno confinamiento por el coronavirus. Y es que ha reinventado su negocio y ofrece canguros a distancia que dan clases de yoga, programación, guitarra, canto, dibujo o matemáticas, y ha disparado su facturación: este mes va a ingresar lo mismo que en todo el año pasado.

Es más, hablando del mercado internacional y a grosso modo, ¿sabías que el 2008 nacieron startups realmente exitosas como WhatsApp, Instagram, Slack, Airbnb, Pinterest o Uber? Los emprendedores no tenían nada que perder en una situación realmente complicada. Simplemente dejarse llevar y confiar en una idea que cambiaría el juego. Y, por supuesto, que lo ha cambiado.

Categorías
Destacados Innovación Legaltech

¿COVID-19, oportunidad para la transformación digital del sector legal?

A lo largo de los últimos años, el sector legal está viviendo una verdadera revolución (digital). Progresivamente las herramientas tecnológicas han ido entrando en la industria legal, introduciendo agilidad y eficiencia en la prestación de los servicios legales de toda la vida, incluso algunas soluciones las han sustituido. Palabras como blockchain, smart contracts o inteligencia artificial son vocablos cada vez arraigados al vocabulario de los juristas.

En estos días en los que nos está tocando lidiar con una situación extraordinaria debido a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, se ha acentuado la necesidad de contar con herramientas que permitan al sector legal avanzar y no detenerse. No olvidemos que el sector legal, y concretamente el judicial es esencialmente placista, es decir: los plazos importan y mucho. Sin lugar a dudas, esta crisis va a afectar a la economía global y, por ende, el sector legal también va a atravesar un período de recesión.

“Los momentos de crisis son oportunidades para la innovación. En momentos complicados es cuando hay que reinvertarse y encontrar fórmulas para hacer cosas distintas.”

¿Cómo está afectando esta situación al sector legal?

Durante el estado de alarma se ha paralizado prácticamente el sistema judicial, excepto las guardias y algunos procedimientos. Así, por ejemplo, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial determinó el pasado 18 de marzo que “no procedía en ningún caso la presentación de escritos procesales de manera presencial, limitándose la forma telemática (LexNET) a aquellos procedimientos y actuaciones procesales declaradas urgentes e inaplazables por las instrucciones y acuerdos del órgano de gobierno de los jueces”.

De este modo, las actuaciones de los abogados se han visto radicalmente reducidas y, consecuentemente ¿ajustes de personal? Se ha optado por varias fórmulas para paliar la falta de ingresos derivados de las actuaciones judiciales, como por ejemplo: reasignación de abogados entre áreas, contención salarial o no distribuir beneficios.

No todo son ‘malas noticias’, algunos abogados de firmas reputadas han declarado que el teletrabajo está funcionando en el sector legal. De hecho han surgido algunas iniciativas especialmente diseñadas para abogados de firmas pequeñas y medianas como la impulsada por Legaler, que se define como ‘Smart Communication for Legal”, que ofrece el plan Active de forma gratuita durante 12 meses para facilitar el teletrabajo. Con la ayuda de estas iniciativas se está acelerando el proceso de transformación digital y podemos hablar de un inicio del fin de la ‘cultura del presentismo’ mediante el cual se está corroborando, que al menos parcialmente, se introduzca cada vez más el ‘home office’.

¿Por qué es necesario implementar la tecnología en los procesos legales?

Con la tecnología como eje resulta clave utilizar las herramientas basadas en los recursos que ofrece Internet y aplicarlos al sector legal en momentos de incertidumbre.

Tal y como menciona Jorge Morell en su blog Términos y Condiciones, el Legaltech, término que resulta de la unión de los conceptos ‘Legal’ y ‘Technology’, “lo que cambia con la implementación de la tecnología o legaltech es la forma en la que vamos a acceder o solucionar muchas de nuestras cuestiones legales, gracias a la irrupción de la tecnología”. La tecnología nos permite solucionar consultas legales, sin que sea necesaria la presencia física de un abogado durante todo el proceso; la agilización y automatización de trámites y una optimización de la relación entre el abogado y el cliente.

Pero más allá de esta definición, el valor añadido que genera se encuentra en la posibilidad de automatizar tareas repetitivas y evitar errores humanos, utilizando machine learning o la inteligencia artificial.

Afortunadamente España es un verdadero ‘Hub Legaltech’. En los últimos años han surgido muchos proyectos o startups del sector legaltech que han sido valoradas muy positivamente por inversores, generalmente se dividen en tres grandes categorías según las soluciones legaltech que ofrecen:

1. Aquellas que automatizan o aceleran las tareas de los abogados, reduciendo el tiempo y con ello el coste (herramientas de facturación, análisis de documentos, etc.).

2. Aquellas que reemplazan al sector jurídico más tradicional (por ejemplo, herramientas para autogenerar documentos o contratos legales).

3. Aquellas que implican una nueva forma de contactar con potenciales clientes (analítica de bases de datos, marketplaces jurídicos, etc.)

“Barcelona se ha posicionado como un referente estatal, y mundial, al crear el primer ‘Hub Legaltech’ de Europa. La ciudad condal ostenta en 2019 el 28’2% de proyectos legaltech en España de un sector que genera 25.000 millones de euros a nivel mundial”.

Debido a la crisis por el COVID-19 nos encontramos en un momento en el que es necesario hacer un impulso digital e incrementar la inversión en tecnología. Es clave adaptar todos los procesos legales al ecosistema digital sin olvidar que para ello es necesario dotar recursos humanos para la correcta implementación de estos procesos de transformación digital como son los gestores de proyectos digital e incluso desarrollar nuevas habilidades de organización, seguimiento y control del trabajo.

Actualmente, están surgiendo proyectos que permiten hacer una transición del sector legal tradicional al mundo legal mediante soluciones hechas a medida y de fábrica. Como se acaba de señalar, para digitalizar una entidad es imprescindible que exista un equipo humano, y por qué no, un líder que guíe en la implantación de la solución. Implementar un sistema legaltech hecho a medida puede resultar costoso, al requerir formación, desembolso para el desarrollo del recurso y dedicar capital humano especializado para que la transformación digital sea un éxito. Las opciones estándar ofrecen un producto sencillo y que en muchas ocasiones es fácil de adecuar a las necesidades particulares de la compañía y que incluso son óptimas para usuarios que no son nativos en la era digital.

¿Cuáles son los retos del sector legal como consecuencia del COVID-19?

1. Mejorar la experiencia de usuario

No basta con vender servicios legales, hay que proporcionar una experiencia única y satisfactoria al cliente. Existe mucha competencia en el sector legal. El valor diferencial será la experiencia entre el abogado y el cliente. No se trata de introducir nuevos productos o servicios en el mercado, sino mejorar la experiencia al contratar a un abogado. Proporcionar un clima agradable en la relación de confianza y con una comunicación fluida decantará la balanza para contratar un despacho u otro.

2. Inversión real en herramientas tecnológicas

Incorporar paulatinamente las soluciones legaltech en el día a día de los abogados. No sólo añadir recursos para hacer videollamadas y hacer reuniones virtuales con el resto del equipo o clientes. Es necesario introducir herramientas que permitan ser más ágiles y eficaces a los abogados. Automatizar procesos, trámites y evitar clerical errors.

3. Apostar por el capital humano

Detrás de las compañías hay personas. Digitalizar un sector debe ir acompañado de un buen equipo humano. Es necesario crear relaciones constructivas, tanto de forma interna como externa, en las que se potencie el trabajo colaborativo para compartir experiencias y conocimientos. El poder de la colaboración es un valor incalculable para una empresa.

4. Potenciar nuevas habilidades

Con la entrada de la inteligencia artificial en el ámbito jurídico el abogado desarrollará nuevas aptitudes para ofrecer nuevas soluciones a sus clientes. No sólo será importante dominar el lenguaje jurídico o estar al día de las novedades legislativas sino que el abogado tendrá que convertirse en un auténtico todoterreno. Estar preparado y adaptarse rápido a los cambios e, incluso, obtener conocimientos de programación. La captación y retención del mejor talento será clave para asegurar el porvenir de los despachos de abogados para asimismo explorar nuevas líneas de negocio.

5. Legaltech universal

La transformación digital en el ámbito legal está avanzando a un ritmo vertiginoso. Cada vez hay más oferta de servicios legaltech y éstos serán más accesibles para todo el mundo. La clave será escoger la tecnología más adecuada e implementarla correctamente para transferir el valor añadido que se deriva de su utilización al cliente.